Temas y problemas introductivos al estudio de la toponimia pasiega y ensayo de síntesis.

 

por Arnaldo Leal (Universidad de Toulouse-Le Mirail; Asociación de Estudios Pasiegos)

LEAL, A. (1997) Temas y problemas introductivos al estudio de la toponimia pasiega y ensayo de síntesis. Boletín del Museo de las Villas Pasiegas nº 27, feb. de 1997. Asociación de Estudios Pasiegos.

Siglas usadas en este trabajo

AEM: -Archivo de Espinosa de los Monteros

AHN:-Archivo Histórico Nacional. Madrid

BOL+cifra. -Boletín del Museo de las Villas Pasiegas, Museo Villas Pasiegas: N°3 A.L: Alargada; N°14 A.L Corco, roble, A.L 22, De la cabaña pasiega, de sus antecedentes y de su conservación.

DCELC: -Corominas , Joan , Diccionario Crítico Etimológico de la Lengua Castellana. (Gredos)

EJEVAL: -Ejecutoria ganada por las Villas contra Espinosa.Museo Villas Pasiegas.

GLP: García Lomas, Adriano, Los pasiegos:Estudio crítico, etnográfico y pintoresco.2 a edición, ISBN.84-400-2881-4, Estudio.Santander, 1977.

GLLP: García Lomas: El lenguaje popular de la Cantabria Montañesa., 2 a edición, Aldus, Santander 1966.

HCVP: -Leal, Arnaldo, Historia Chica de las tres Villas Pasiegas. Edición corregida y aumentada/Prólogo de Antonio Eiras Roel, Museo de las Villas Pasiegas, Vega de Pas 1991, ISBN 84-604-0410-2.

HP:-Penny, Ralph.J. El habla pasiega, ensayo de dialectología montañesa, Londres, 1969.

HRMP: Hitos y ritos en los Montes de Pas, Película. Autor: Leal, Arnaldo,realizada por Jimenez, Jean, Centro Audiovisual de la Universidad de Toulouse/CRIC y Asociación de Estudios Pasiegos.

LMLR: -Libros Mayores de lo Raíz. Museo Villas Pasiegas.

MVP: Museo Villas Pasiegas.

MICRO:-Leal, Arnaldo, Microgeografía lingüística en Ibéricas N°1, Lengua, libertad vigilada, Edición a cargo de Margarita Torrione, CRIC.Universidad de Toulouse y Editorial Ophrys, 1993, ISBN.2-7080-0687-8, pp.45-70.

PCCD:-Leal, Arnaldo Los pasiegos: colonización del espacio y conquista de una dignidad . Asociación de Estudios Pasiegos.Vega de Pas-Santander. 1991.ISBN.84-404-9936-1.

PIEF:-Leal, Arnaldo, Hacia un estudio etnolingüístico de la comunidad rural pasiega,en: Publicaciones del Instituto de Etnografía y Folclore Hoyos Sainz, Institución Cultural de Cantabria, Diputación Provincial de Santander,Vol VI pp. 177-187. Santander 1974.

PIR.-Leal, Arnaldo, El habla pasiega: estudio del decurso en ecosistema cantábrico en Actas del VII Congreso de Estudios Pirenaicos.Revista Pirineos. Tomo VII, fascículo 2.CSIC Jaca/Seo de Urgel 1976, pp.39-52.

PVVP: -Privilegio de Villazgo de las Villas Pasiegas, Museo Villas Pasiegas.

REGEN: Respuestas generales (Simancas).

SBCL:-Sánchez Belda, Luis, Cartulario de Santo Toribio de Liébana. AHN. Madrid,1948.

SP:San Pedro del Romeral VP:Vega de Pas SR: San Roque de Riomiera.

 

 

Introducción

 

Por haber estado estudiando varios años en la comarca pasiega, he tenido la oportunidad de publicar varios trabajos sobre historia, lengua y toponimia referentes a las villas pasiegas. En un principio, mi estudio se enfocaba más que en otra cosa, en el idioma o mejor dicho la lengua como objeto. Consulté la bibliografía existente y especialmente el trabajo de dialectología sincrónica, muy racional y completo de R.J.Penny, que desde luego abarcaba bastante poco el campo de los nombres de lugar, ya que este estudio atañe más que nada, a la lingüística sincrónica.general. El hecho de que en esta zona se den ciertos fenómenos fonéticos como la  metafonía, o morfológicos, como el neutro de materia, me obligó a volver a mi formación inicial de hispanista filólogo tradicional. Pero el caso es que con la perspectiva diacrónica, no sólo aparecen elementos lingüísticos sino que se saca a las claras, paradógicamente, toda la complejidad de la historia pasiega. Por ejemplo, HCVP, trata de poner de realce esta complejidad mostrando la adaptación de los ganaderos transhumantes a su entorno: ocupación del terreno, primeros municipios, posesión de este espacio desde un punto de vista jurídico y administrativo. PCCD concreta la colonización del espacio, fundamentalmente con el estudio del topónimo Sel, y de la implantación de los pasiegos de Espinosa, y aspectos del habitat que también se plantean en BOL.22. Por supuesto que el estudio diacrónico requiere fuentes de archivo: unos mapas como el de los censos en Vega de Pas o de la situación de los molinos incluidos en HCVP suponen la consulta de muchísimos documentos. Todas estas fuentes históricas, permiten situar mejor la lengua en un contexto. Pero la fase de entrada de los datos resulta larga porque hay que obrar de tal modo que las fuentes históricas de los topónimos sean explotables. Sin este trabajo de preparación, muchos esfuerzos resultan inútiles. Incluso al sacar los apuntes referentes a un topónimo, habrá que prever un sistema de referencias para volver a las fuentes partiendo de elementos que no son de momento directamente explotables aunque de interés posterior posible y muchas veces implícito. Es cierto que la mención de los topónimos en los textos de 1689 constituye una documentación fidedigna, pero si no recojo todo el contexto, no podré escribir ni el capítulo Hitos y ritos de HCVP, ni el guión del video Hitos y ritos en los Montes de Pas (1996). Dicho de otra forma, un trabajo de toponimia no es tan sólo un trabajo de filólogo, sino también de historiador. Al respecto, siempre será mejor explotar fuentes más recientes y fidedignas que otras más antiguas pero poco seguras(por supuesto que lo ideal son fuentes antiguas y seguras.) El estudio de la historia y concretamente del espacio, requiere un dominio de los métodos históricos y una formación lingüística y no admite las supercherías, que a veces se publican, máxime cuando existe un "mercado"o una "demanda". Como no existían los estudios de mercado en aquel entonces, tal vez no fuera ésta la motivación de los falsos cronicones de la Edad Media y posteriores, cuyas fantasías, no siempre exentas de talento, pueden ser motivo de indulgente sonrisa, pues como suelen decir los franceses, refiriéndose a traducciones, las infieles pueden ser hermosas.

El manejo de las raíces antiguas y especialmente de las que se consideran como prerromanas exige un dominio de varios idiomas que concurre en pocos individuos, que pueden equivocarse a veces desde luego, pero por algún defecto que encontramos en el DCELC, por ejemplo, el trabajo de J.Corominas sigue siendo imprescindible para las investigaciones lingüísticas. Otros trabajos se basan en unos enfoques difícilmente admisibles y presentan algunas hipótesis tan entusiásticas y simpáticas como descabelladas.(1). Por supuesto que esos tipos de trabajos pueden tener más éxito que los

de escueta investigación, porque al cabo, muchas veces, la etimología popular hace uso de los mismos recursos de afabulación. El trabajo del investigador debe tenerlo todo en cuenta, lo popular y lo culto, pero no debe tergiversar las cosas.

Volviendo al tema de la toponimia pasiega, he tratado de diseñar otrora una relación acerca de la situación de la fonética toponímica que creo puede completar los escritos de RPHP, de Lorenzo Rodríguez Castellano y de Manuel Alvar . La versión castellana de esta relación se ha publicado en la revista Ibéricas número 1 de 1993 con el título siguiente: Microgeografía linguística, que en adelante se entenderá MICRO. En este artículo, presento los distintos elementos de fonética pasiega que han sido estudiados por los dialectólogos como son el vocalismo y la metafonía, la apertura de los diptongos, el cerramiento de las vocales pretónicas, la anticipación del acento tónico, las palatalizaciones, la yod, la epéntesis de la yod y también contiene este trabajo unas consideraciones sobre el topónimo Busta  y más extensivamente sobre la base Brena. Por ello, no insistiré demasiado sobre el sistema fonético del que ya he tratado sino que presentaré de momento un panorama lingüístico que siempre se podrá completar y desde luego que tengo con que completarlo con ejemplos: véase al respecto el estudio sobre el toponimo Sel en PCCD, el de las bases Corco y roble en BOL.14, el de Brena en MICRO. Por ello este estudio será más de orientación que de balance definitivo. De forma general nos plantearemos el caso de la situación de lo que se suele denominar los distintos fondos y factores que pueden darse a la hora de establecer alguna tipología de los topónimos, y para cada punto de esta síntesis propondremos algún ejemplo de explotación como hicimos en MICRO aunque sea para subrayar las dificultades de la investigación exenta de fantasía.

Acerca de los términos de origen prerromano.

Son pocos desde el punto de vista del número, pero algunos se repiten muchas veces. Los principales son: las formas Abedul y Vidular, Alisa, Lelsa, Barcelada, Barcenilla, Brena (véase MICRO), Bureba y Gurueba (véase PCCD, pp.29), Burnalón, Landa (Landaruz), Lastra, Losa, Motas, Reguilón, Regadilla, Sel (Véase PCCD), Vara, Vega. Algunos términos (abedul, vega) son comunes a toda la Península.

____________________________________________________________________

(1)Rivero San José, José María, Cantabria, cuna de la humanidad, 2 vol, Valladolid, 1985.

En cambio, Lelsa, Brena, Sel, Bárcena son más típicos del Norte y con Busta y sus variantes Bus y Guz, (Véase desde el punto de vista fonético este término, MICRO) cuya repetición, sin tener la importancia de Sel, no deja de ser considerable,y Len, constituyen una capa bastante antigua. Aunque sí hay que ser prudente con las apreciaciones. Por ejemplo puede que el topónimo La Bureba o Gurueba, nombre de un barrio y porción del río Pas, (Véase PCCD, nota de la página 29), proceda de algún traslado cuando las repoblaciones procedentes de Castilla. De momento, esas capas primitivas son algo difíciles de apreciar y no podemos concretar cuáles fueron los asentamientos que precedieron a la primera referencia a los Montes de Pas en 1011 (aunque he usado precedieron y no precediesen). La ausencia de documentos escritos no significa ausencia total de población: sólo que la arqueología más que la lingüística, aunque fuera diacrónica, ha de permitir progresar. En HCVP he considerado que topónimos como Brenagudina, Bustefrades, repetido éste último en San Pedro y en Vega de Pas, en los conflictivos confines con los Valles de Toranzo y de Carriedo podían ser muy antiguos y en cualquier caso preceder a la fundación del Monasterio de Oña, cuyos apeos referentes a la zona, de todas formas, mencionaban topónimos que ya se usaban. Pero esperaré bastante tiempo antes de enunciar hipótesis acerca de los sustratos lingüísticos. Lo que sí se puede hacer es completar los datos provisionales que ya hemos estudiado, referentes a tal o cual forma.

  Ejemplos concretos: el caso de Sel. Es cierto que en el momento de la publicación de PCCD, no he publicado todas las documentaciones de las que disponía que tampoco añado aquí por abarcar unas seis páginas y tampoco puedo abusar de la paciencia del lector. Pero puedo añadir unos datos acerca del topónimo Selaya, nombre de la localidad distante de dieciséis quilómetros de Vega de Pas. El topónimo ha dado lugar a varias hipótesis. Una de ellas pretende que Selaya procedería de Zelai= pradera. García Lomas rechaza tal origen vascuence (GLP, pp 279, 280), y lo mismo hace J.Corominas (DCELC) con razón, pues la lógica encamina a la forma Sel del Haya. Pero la toponimia no vive de íntimas convicciones. En un documento de Espinosa de los Monteros, copia de actas del siglo XV, la comisión de apeos , a consecuencia de un pleito con el Valle de Soba, :se encuentra en la divisoria de Espinosa con los Montes de Pas, designados en este documento que consta en el libro de apeos espinosiego, por Castañeda. El contexto dice: "Y luego más adelante, mostráronle otro mojón, encima de Selaya". No hay lugar a dudas en cuanto a la situación de la escena y no se trata del pueblo antedicho ya que viene el topónimo en la línea que pasa por el Castro Valnera, Trueba y las Motas del Pardo. Y es que hay que comparar esta forma con Cuesta la Haya (Villazgo, f 154 vuelto: "otro mojón más adelante do dizen Cuesta la Haya") que registramos también en 1974/kwéstaláya/. Lo que implica el topónimo *el Haya (o la haya) y luego *Sel del haya o más frecuente antiguamente *Sel de la haya, porque se sabe que la voz sel, está detrás de muchísimos topónimos de la zona, con lo cual, no hay razón para tomar como punto de partida la voz vascuence zelai para explicar el nombre del pueblo Selaya, ni para explicar el topónimo pasiego, el cual sí, orienta hacia un origen Sel del Haya en forma definitiva.

 

Ejemplo con la base alisa/lelsa.

La documentación arroja las siguientes formas:

Alisas, SP,1,1978-El Alisal (Barrio del Haya).ASP, 1918, Los Alisales,SR en LMLR, 1753 y Comprobaciones, 1761.Las Alisas, VP, barrio de Pandillo, Protocolos, Número 121.Dotación de alargo de María Mantecón de 13/09/1790.:"El prado de abajo que llaman Las Alisas", 1987, Santiago Laso, idem, Pandillo:"Antes había alisas"/, Cueto de Alisas (San Pedro -Luena), Villazgo, 380 vuelto, 1689, idem, SP,1,1978.2, La Taxada de Alisas,(VP-Carriedo), Villazgo, 1689, fol.402:"hasta el sitio que dixeron nombrarse Taxada de Alisas", idem Tejada de Alisas,VP, Apeos, 1889., por elisión La Taxada, La Tejada, VP, LMLR, 1953, f. 1468, 1615, Pandillo, 6/la taxá/1980:"La tajada, que está en divisoria". Documentaciones referentes a Lelsa. Lelsa  fecha de 1696, AHN. Clero.Papeles.leg 6233. El Elsa, VP, LMLR, 1753, folio 1823:"A tres cuartos de legua, el Elsa", y más adelante, Elsa, Elsa en Amillaramiento de 1865, VP, Pandillo ,1, 1977, Yera 1,2, 1977, Cueva Lelsa(Castro Valnera), Pandillo, 1978, 3, 1. Pandillo 1987, Santiago Laso: "No hay alisas en Lelsa, pero cerca de Lelsa hay El Alisal".

Una de las características de la toponimia es que los nombres que al parecer no plantean problemas son precisamente los más complejos. No deroga la regla la base Alisa/aliso. Primero es de señalar que en castellano aliso designa al vegetal catalogado como "alnus glutinosa" del que Guinea López (2)comenta que es el árbol de los ríos o lugares húmedos, con altitud máxima de 1300 metros. Según RJ.Penny, HP, pp. 201, § 211, alisa significa aliso en las tres villas pasiegas y lo mismo sucede según el mismo autor en Tudanca, HT, pp. 144, por cambio de categoría nominal. Según DCELC, la forma alisa, se encuentra en Juan Manuel. Se supone que el término puede proceder de una base precéltica Alis-que aparece en la forma alsus, que en corso significa aliso y entra en la composición del hidrónimo Eslonza<Alisontia, como en Francia Auxance(Loira atlántico)<*Auzance. El filólogo catalán advierte que el origen es incierto y clasifica el término entre los nombres castellanos de aspecto céltico.(J.C,Tópica Hespérica). La situación de Alisas en San Pedro, no deja lugar para dudas: el lugar está en el barrio de Vega los Vados, sobre el río Troja y donde se crían las alisas. Lo propio sucede con el Alisal, y tampoco Los alisales de San Roque están en las alturas. En cambio, Cueto de Alisas (también suena Coto de Alisas), y aunque debajo del límite, pues está a 1021 metros, no se crían árboles por allí como se ve en la secuencia referente de HRMP ( ¡la del monumento del IGN!). En la secuencia Tejada  o Tajada de Alisas, la elisión frecuente del segundo término aboga por una arbitrariedad del signo o por una ausencia del referente vegetal. Este lugar está situado a 1000 metros. J.Corominas se plantea la cuestión de sí el vasco alza= aliso, pero que también significa serbal (sorbus aucuparia) y aliso no tendrían algún parentesco, lo que

____________________________________________________________________

(2) Guinea López, Emilio, Geografía botánica de Santander, Excma Diputación provincial de Santander,  Santander, 1953, p. 209.

 

desde luego admite García de Diego, según quien, aliza pudo dar alza, y pasar a Cantabria, en cuyo caso alisa podría en alguna época designar al serbal. Pero el RP.Ernest Negre (3) rechaza las filiaciones entre *alis->alze(afluente del río Alzou), Ause y Alisier y da como probable un término precéltico que tendría relación con "agua".

Lelsa es el nombre de dos lugares situados en el municipio de Vega de Pas, uno en el barrio de Pandillo, el otro en el barrio de Yera. Ahora bien, el hidrónimo Esla( que designa a un afluente del Duero, al oeste de Valladolid) procede de la forma estola y la síncope ezlla según Corominas, no aparece antes de 1183. Según R.Menéndez Pidal, puede tratarse de una base precéltica procedente de una forma estula con el significado de salto, cascada,relacionada con el irlandés es(s). Otros topónimos cántabros susceptibles de integrar esta serie, con o sin metátesis: Esles, Sierra Elsa, cerca de Cartes, Sierra Delsa(AHN, Clero, libro 11288, folio 97, fecha de 1737), Lalsilla (Mapa IGN 1/50000 N°58.Toranzo, 0'12x43°10. Ambas formas pasiegas Lelsa están situadas a  unos 1000 metros Lelsa de Pandillo esta situado cerca de una cascada o chorrón/xurrón/ que consta en HRMP:"pasa el río por encima de una peña muy grande y cae abajo en un pozo"dice un ganadero en una encuesta (Pand.2.1977, 5). El lugar está a unos 500 metros más abajo del Castro Valnera. Tratándose de Lelsa de Yera, parece que el topónimo designó también una cumbre o mejor dicho una altura rocosa que domina al lugar llamado abajo Lelsa. Ese lugar, según el documento espinosiego citado a propósito de Selaya, se halla cerca de las Motas del Pardo"Y luego más adelante, mostraron otro mojón que estaba al colladillo de Peña Esla" (Archivo de Espinosa de los Monteros, Libro de Apeos, folio 118, vuelto). Si podemos admitir un referente primitivo vegetal hoy desaparecido para Coto de Alisas y Tejada de Alisas, aunque sólo fuera por la presencia del número plural en el segundo elemento del topónimo, el caso es que Lelsa nos obliga a remontar a Alisa, forma que a su vez se remonta según F.Flûtre y P.Fabre (4) a una forma primitiva*ausa, que significaría tan sólo agua, pero también el sitio desde donde fluye, esto es la altura. Esta contigüidad  puede parecer simplista pero es frecuente en el discurso toponímico en donde hidronimia y oronimia están estrechamente relacionadas, como están relacionados los nombres de los arroyos con los parajes que atraviesan, (Véase al respecto HCVP, pp.16), y como están vinculadas las alisas con el agua: incluso cuando desaparecen, como en el coto del mismo nombre, permanece el agua y el coto.... Esta contigüidad no es sino una búsqueda de la coherencia en el concepto de espacio, coherencia de la percepción que cobrará un carácter institucional.

____________________________________________________________________

(3)Negre, Ernest, Les noms de lieux en France, Editions d'Artrey, segunda edición París 1977, p 18.//(4)Flutre, Ferdinand, Recherches sur les éléments prégaulois dans la toponymie de la Lozère, Paris, les Belles Lettres, 1957.

-Fabre, Paul, L'affluence hydronymique de la rive droite du Rhone, Essai de micro-hydronymie, Centre d'Etudes Occitanes de Montpellier, Avignon, 1980, pp.112-113.

El fondo latino y derivados.

 

La mayoría de los topónimos (mayoría definida sin tener en cuenta la distribución: véase a

contrario la frecuencia de los prerromanos Brena en MICRO y o de Sel en PCCD) es de origen latino. Tal vez sea Jaral, nombre de un río que baja de San Pedro, sustituido por el más antiguo de Troja, la única voz toponímica procedente del Arabe. Adriano García Lomas ya había subrayado el carácter latino del castellano pasiego. Por lo que toca al castellano de los Montes, en él afloran influencias leonesas, mucho más visibles en la toponimia que en otros dominios de estudio de la lengua. De hecho, más que de influencias leonesas, habría que admitir que hay continuidad entre el leonés y el castellano pasiego, y que un castellano con carácter de estándar se impuso poco a poco con el condado de Castilla, aun si pudieron existir unas fluctuaciones territoriales. Por ejemplo, a la muerte de Fernán González, Castilla incluía las Asturias de Santillana, las cuales incluían a su vez  a los Montes de Pas aunque no la Liébana, pero en los apeos entre Espinosa de los Monteros con el Valle de Soba, colindante con la zona de San Roque de Riomiera, todavía encontramos en 1756 un eco de esa situación en un topónimo recogido desde 1420 y cuya forma es Extremedo de Condado.. De todas formas, la capa de topónimos afines a los dialectos occidentales y al leonés es importante y sobre todo constante. No insistiremos sobre esos fenómenos fonéticos en general y remitimos a MICRO. Sin embargo, no me parece haber insistido en aquel trabajo, sobre algunas rastros de ciertos sufijos más bien propios de las hablas occidentales y del leonés que del castellano. Es el caso de -orio en la voz Posadorio, que encontramos en el Valle de Toranzo pero también en el municipio de San Pedro del Romeral.. También era el caso de -uero, como en Bañaduero (LMLR, 1753, fol. 1508), que ha evolucionado hacia Beñadiru. Más vivo es -in, que encontramos por todas partes: Regadina, Brenagudina, incluso la Chamusquina, en Vega de Pas, barrio de Viaña, pero que también entra en una serie de nombres de lugar en los que integran unos elementos afectivos y concretamente nombres de personas familiares (San Pedro: Lo de Codín, Lo de Longina, Lo de Clarín.) Véase asimismo en Pir VII,pp.45 el comentario sobre el paisaje pasiego , baburrina, hierbinas, hojinas. El uso de este sufijo menudea especialmente en una situación de espacio restringido a la familia, a la comunidad allegada: por ello escasea esta forma en los deslindes municipales, reservándose para referentes de menor entidad como son un prado, una finca etc..Si el habla pasiega es tan rica de sufijos, ello se debe concretamente a la coexistencia de elementos de las hablas occidentales que se añaden a los sufijos del castellano estándar o del cántabro -uco. Todos esos elementos morfológicos así como los fonéticos que señalamos en Micro relacionados con el leonés y las hablas occidentales suelen conservarse más en toponimia que en otros dominios y el discurso transcrito en Pir.VII, pp 43, 44, por ejemplo, no ha sufrido cambio significativo en veinte años ya que el informante sigue usando un pasiego cerrado en las entrevistas que tenemos con él. Procede el cambio con la sucesión de las generaciones. Las formas vienen a ser borrosas y cayendo la pronunciación antigua en desuso por ello, la arbitrariedad del signo se impone lo que acarrea la pérdida de la motivación y luego la etimología popular o la remotivación., al caso de Los Millices, estudiado en MICRO pp 53 y 57, y de Cubillón de Llen de LLamas remotivado en Cubilla las LLanas, en los confines de la Merindad de Valdeporres y de San Pedro del Romeral podemos añadir Los Beares, en el Castro Valnera (topónimo existente  también cerca de Turieno, Vid SBCL) remotivado en Los Villares, (mapa 1/25000de Santiago Carral y A..Arredondo)e incluso en Peña los Llares(encuesta reciente en San Roque de Riomiera). Podríamos multiplicar los ejemplos de esas formas toponímicas pertenecientes al antiguo fondo leonés, que van desapareciendo poco a poco pero el vocabulario del espacio no puede limitarse  por supuesto a una mera cuestión de fonética si bien es ésta un elemento capital.

Lo que sí parece muy claro, es que si bien es muy difícil el estudio de los topónimos prerromanos, el de los topónimos latinos puede dar lugar a unas interpretaciones algo apresuradas. Por ejemplo, no estoy seguro de que la etimología aducida por García Lomas de Valnera< Balnearia<Balneus, por muy lógica que parezca (como caldera<caldaria, con anticipación de la yod, fenómeno muy conocido por los folólogos) no sea de descartar mientras no hallemos algún documento en donde conste la forma primitiva. Porque al cabo, la forma valle y val era femenina, como consta en el topónimo y apellido Lavalle en castellano o Laval o Valbonne en francés, como consta en el mismo Castro en la Len de Valbuena, en cuyo caso se puede considerar que como existió val buena , pudo existir Val negra>Val nera>Valnera. y posiblemente, la situación falsa del río Nela sacada de España Sagrada y criticada con razón por García Lomas (GLP, página 25), se fundara en una mala interpretación de la grafía /r/ por su equivalente acústica /l/, interpretación sólo posible con una forma nominal compleja salida de dos palabras: dicho de otra forma, es muy posible que el Padre Flórez haya tenido documentos al respecto. El caso es que la grafía peña nera aparece en el precitado documento espinosiego. Por otra parte, no acaba de convencerme etimología propuesta por García Lomas que asemeja Valbanuz con Valnera.(GLP, página 25). En efecto, en un documento de 1196 escrito en latín consta un topónimo que invalida la hipótesis de García Lomas ( y otro a propósito del cual el propio transcriptor(5) incurre en error de situación). El texto dice:" ..et uno solar in Carriedo in Val Manuz, similiter iure hereditario". El segundo elemento del grupo no tiene nada que ver con balneus. y sonaría a apelativo de hombre más que a otra cosa.

A continuación y para mostrar la complejidad de la toponimia de origen latino, abriremos el fichero con dos ejemplos significativos. La forma Revilla y la forma alto con sus derivados.

____________________________________________________________________

(5)Juan del Alamo,

 Colección diplomática de San Salvador de Oña, Madrid 1950, 2 volúmenes En el tomo primero p 380, nota 3, el autor de esa interesantísima compilación que abarca documentos que cubren muchos siglos, por lo que consideramos el fallo como perdonable, incurre en error al confundir al Toranzo de Pas con el de Liébana, siendo claro el contexto:"et quantum habemus in Carriedo et in Toranzo".

Un topónimo, un apellido, un lugar común: Revilla y Revilla concejera.

 

Esta voz aparece más bien en microtoponimia si bien es de considerar su gran extensión.

 El Nomenclator comercial de los pueblos de España, edición de 1992,(6) nos proporciona en el sistema castellano y tal como figuramos la forma de principio, casi unas treinta localidades con dicho nombre. Se sitúan en Cantabria,/5 ocurrencias/ Burgos,/8 ocurrencias/ Palencia, Salamanca, León, Soria  Segovia y Huesca. Las más veces la voz viene determinada o motivada, especialmente en la provincia de Burgos(Castilla y León)., pero también en ciertos casos en Cantabria. La Revilla, Revilla vallejera,etc...

La etimología no plantea problemas: es conocido que revilla procede del latín ripa. Pero ¿cómo explicar la determinación? o dicho de otra forma ¿por qué  esta voz conserva tantas veces la motivación?

Los archivos nos muestran que la voz revilla tiene un sentido administrativo de antiguo. Así es como una copia del siglo XIV de un documento fechado de 1084, nos indica que Munio Didaz de Caleruela, su hijo Falcón Munioz y su hermana Doña Godina, dan al Monasterio de Oña un palacio y heredades sitas en Petrapidonia (Muy cerca del Monasterio benedictino). Sacamos la siguiente frase:"et alia vinea subter ribiella conceliera". La misma tierra se define en un documento de 1114 por "rebiella conzceggera".

 Asimismo, el apeo general del Arzobispado de Burgos, redactado en 1515, nos proporciona la siguiente forma:"una haza en la revilla de concejo". Se trata en el presente caso de la localidad de Urría, situada en la provincia de Burgos, y cerca de Oña.(3)

Por otra parte, un documento de 1541, en el folio 87 del Registro de apeos de Espinosa de los Monteros, del que existe también copia de 1742, nos señala que los diputados de la parte contraria (localidades de Baranda, Bedón) recibieron un poder para representar a la comunidad: "Nos fue fecho e otorgado el dicho poder en la Revilla concejera, término del dicho lugar de Baranda a catorce días del año del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo de mil y quinientos y cuarenta y uno."Pensamos que el tamaño administativo de este espacio no puede aprehenderse más que en términos de microgeografía y microtoponimia. La Merindad de Montija en Castilla (Burgos) apenas tendrá unos cien quilómetros cuadrados. Sin embargo, comprende un subconjunto llamado el Alfoz compuesto de las localidades de Baranda, Gayangos, Bedón, Cuestahedo, y Quintanahedo...o sea unos veinte quilómetros cuadrados. Ese alfoz, también denominado en expansión Alfoz de Munio Diez, tiene una "capital", sin duda Baranda ya que los folios 83 y 84 nos ofrecen este contexto interesante: "Los moradores del alhoz que somos de los lugares de Gayangos y de Baranda y de Vedón y de Quintanahedo y de Cuestahedo, estando juntos en esta junta de revilla concejera, término del dicho lugar de Baranda, donde nos solemos ajuntar a nuestra junta y llamamiento segund que lo havemos de uso e de costumbre de nos ajuntar a las cosas tocantes y

_____________________________________________________________________

(6)Nomenclator comercial de los pueblos de España, 14 a edición, ISBN 84-604-2570-3, Madrid, 1992.

pertenecientes a nuestra junta y a nuestros concejos"  Se deduce de este texto que el alfoz queda dividido en pequeñas localidades; que el concejo de Baranda puede reunir a los representantes de todos los lugares (a nuestra junta) con respecto a los territorios vecinos o

a la Merindad, o bien reunir a los concejos particulares de cada lugar para tratar de la organización interna de cada uno de ellos , y entre ellos. La Revilla concejera viene a ser aquí un espacio administrativo neutralizado(en el territorio de un lugar, pero que queda al servicio de los demás lugares también), o una junta que desempeña un papel de correa de transmisión entre la Loma de Montija(Capital de la Merindad) y las diversas localidades reunidas en concejos.

Examinemos ahora otros documentos. En el acta de apeos del Monasterio de Oña en los pueblos de Cebolleros y la Ribera, situados en la Merindad de Cuesta Urría(Burgos), leemos en el folio 106"rebilla del concejo", y en el mismo folio vuelto"solano, una rebilla".Notaremos que se trata aquí de un nombre común (presencia de un determinante y también posibilidad de plural).En el mismo texto, se menciona al ejido. El ejido es el terreno comunal, pero el mero hecho de mencionarlo aquí nos indica que existía una diferencia entre él y la rebilla. Ejido designaba al terreno del común en general inajenable y cuyas parcelas no se alquilaban. Se trataba de terrenos sin rozar, o arbolados, o de pastos de alta montaña. La rebilla parece designar un terreno cultivado. La voz procede del latín ripa, y la riba está situada cerca de un río. Los diccionarios modernos parecen confirmar esta acepción al dar para ribera las siguientes definiciones.:faja de tierra que está al lado de un río o del mar/huerta, vega./El terreno que se riega con el agua de un río/Huerto cercado al lado de un río/y más interesante:/quinta próxima a la capital o a la orilla de un río(Valladolid)/.

No resulta siempre fácil asignar un significado definitivo al término rebilla. La rebilla integra  un espacio restringido opuesto a veces a otra localidad vecina o a varias localidades. De ahí la existencia de "parejas" en la toponimia castellana. Así a la localidad de Herrán corresponde otra llamada la Revilla de Herrán(Burgos). Oposición de tres términos: Quintanilla de Pienza/Bárcena de Pienza/ Revilla de Pienza(Burgos). Ejemplos exteriores a Burgos: Calatañazor/La Revilla de Calatañazor(Palencia), Collazos/La Revilla de Collazos(Palencia). Es probable que esos territorios, como los que suelen designar con el nombre de Bárcenilla, Bárcena fueran en un principio simples lugares de trabajo antes de convertirse en centros de población sedentaria.

Revilla tiene pues dos acepciones principales:

-- Es un lugar de junta, sin cultivar, inajenable, en donde se celebraban los concejos abiertos o sencillamente un espacio administrativo del común destinado a otros usos y especialmente al asiento provisional de grupos humanos: por ejemplo, antes de tener un barrio propio intramuros de la Ciudad de Medina de Pomar, los judíos vivían en La Rebilla (de Medina de Pomar).

--Es también un terreno comunitario que se puede alquilar sin duda al año y a uno de los vecinos, o dejar descansar por rotación de cultivos..

La rebilla, es un rastro de los antiguos sistemas comunitarios al los que pertenecían también según las zonas, las carreras (Burgos), las Adras (Burgos, Cantabria) y las rebielgas. A veces se atribuían por sorteo y previo pago de un derecho que se podía subastar. Este topónimo es relativamente frecuente en Castilla, pero su sentido no se halla claramente definido en los diccionarios etimológicos, cuando a él aluden. Verdad es que estas rebillas, y especialmente las Rebillas concejeras, como lo indicaba el ejemplo de la Merindad de Montija, recaían en el ámbito de la costumbre y a veces de la oralidad, lo indica la frase hecha:"nuestro uso y costumbre". Por ello no encontramos rastro de este término en los códigos visigóticos. El uso de la rebilla concejera parece haber desaparecido a mediados del siglo XVI. Es probable que el ejemplo sacado del libro de apeos de Espinosa de los Monteros sea uno de los últimos ejemplos y se justifica su tardanza en desaparecer por las características espaciales de las Montañas de Burgos y porque los concejos tuvieron más vida en las siete merindades de Castilla la Vieja. Por esas fechas, las juntas del tipo concejo habían perdido desde hacía tiempo su poderío o al menos éste se conservaba en forma más nominal a causa del  proceso feudal que había instalado completamente su autoridad. Sin embargo, en los Apeos de las posesiones del Monasterio de Oña en Penches(Burgos), consta la forma significativa Prado Revilla (AHN.Clero, libro 1256 f. 21.Año de 1800.

Tratándose de la zona pasiega, las únicas documentaciones de que disponemos traen fecha bastante tardía y conciernen a la antroponimia. y toponimia con escasez de descripciones. En 1729 entre los firmantes de un Censo contra el común de Santa María de la Vega hallamos a un tal Bartolomé Sañudo de la Rebilla, y el Amillaramiento de 1865 menciona en el folio 249 a Policarpo Pérez Carral como poseedor de unas propiedades en Rebilla.Muy cerca de los Montes de Pas, en Espinosa, en 1537 (AHN. Apeos Oña, folio 90), vivía un tal Pedro de la Revilla, y podemos preguntarnos si Pedro Juan de Rabiela(Privilegio de Monteros, Solares de los mismos, documento extendido por Fernando y Constanza en 23 de marzo de 1336, que confirma el del rey Alfonso de 3 de marzo de 1256. Archivo de Espinosa de los Monteros) no sería de la Rebilla, con alguna alteración, desde luego.

Si se considera el estado actual de la documentación, parece poco probable que el lugar designado por rebilla en Santa María de la Vega haya desempeñado papel administrativo. En cuanto al apellido es muy posible que proceda de otras zonas , como muchos de los vecinos de las antiguas aldeas o feligresías.

 

Alto/otero, base "altus".

Formas.

SR.Corpus SR.2, 1978 Alto el Castro/ Alto de la Ceja, SP 1978,5/Alto de Oyuelo, VP.Selaya, Apeos 1889, MVP/Alto de la Hoz, SR.1 1978./Alto de Ocejo SR.2.1978 (altu0íxu)/Alto de la Madera 1634 in PVVP 1689, fol 153 v MVP, ibidem f. 365 v: "hasta la Callexa del Rostro y desde ella al sitio de lo alto de los Mediaderos somo adelante hasta lo alto de la madera/Alto de la Marruya (lama ruya), 1861, Medición de terrenos baldíos, MVP/Alto del Mostajo VP.Apeos 1889.MVP/Alto de las Motucas.1889 ibidem/Alto de Penía.ibidem/Alto de las peñas de los Mediaderos.1689.PVVP f.375 recto/Alto de Tejada.1889.Apeos MVP/Alto de Tienda.SR.Corpus 1991 ("Somo que llaman Tienda", 1689.PVVP, f.153)/Alto de las Torquillas. Corpus SR,1.1978/Alto de la Trechada.1889.Apeos.MVP. Se observará que por razones fonéticas se usa mayormente el neutro ante el adjetivo, pero la voz suena muchas veces como sustantivo, especialmente en situación de comunicación oral in situ, en la que la enunciación, influida por la visión de la imagen precinde del determinante.

Por otra parte, Alto como sustantivo queda bastante bien representado en la toponimia castellana. Ejemplo:El Alto.1846 AHP de Burgos.Leg 188, 59 (La Parte de Sotoscueva)/ Alto Cueto 1978, Corpus La Molina del Portillo; ibidem.Alto los Enemigos; ibidem:Alto el Mazo, Alto las Naves/Alto los riscos: Urrez. 1978.

Al mismo étimo han de añadirse las formas adjectivales tales como Ribaarta (Riba alta) en San Roque.1753 AR.Santander/ 1761.Comprobaciones Simancas/ y la Ribota LMLR.Ar.Santander/ Cotero de la Ribota, situado entre Villacarriedo y San Roque, Corpus Villacarriedo, 1, locutor: Pancho alias el Pájaro. Parece que este topónimo coincide con PVVP fol. 405 y 417: Cueto Rugoto, Cueto Reigoto situado el referente en los mismos parajes. Parece probable que ru< río y que oto < alto, interponiéndose la g para evitar el hiato, a no ser que se trate de simple deformación por remotivación. De todas formas, semánticamente, el resultado es idéntico(que sea riba alta o río alto, todo está arriba).

Otero. Otero de Viejas, 1517.Apeos Luena.Toranzo/San Pedro del Romeral in Toranzo Carmen Echegaray p.344/Cotero de la Llana de Tordeviejas. 1689.PVVP, 378 verso.MVP:" Por el cotero que dixeron llamarse de la llana de Tordeviejas". Se ve el lugar en HRMP.

Alto, como sustantivo puede conmutar con cotero o cerro. Sin embargo, no se trata en la zona pasiega de una cumbre muy enriscada contra lo que ocurre en los Montes Obarenes, por ejemplo. Designa a cumbres bastante altas con frecuencia situadas en las divisorias. A veces, la sustantivación se obra por adición del artículo neutro lo. Eso ocurre con "Alto de Oyuelo", tal vez en este caso porque el sería poco coherente dado el significado de Hoyuelo.

La vocalización es más apreciable cuando alto se usa como adjetivo final unido a la voz básica : ribota. Todo ello queda conforme con las advertencias del filólogo Ramón Menéndez Pidal (véase.Gram.Histórica. 1968, Cap.9,3: Montoto< monte alto/ mientras Colloto< Colle altu).

El caso de Otero y especialmente de Tordeviejas es más rico de implicaciones. ya que si Otero< altariu, se nota la ausencia de o en Tordeviejas y de ero. Entran en esa evolución varios elementos. Primero, la existencia en Cantabria de la forma altor (GLLP, p 93) apuntada como castellanismo antiguo, aunque sin localización concreta. El Diccionario de Autoridades menciona asimismo altor:"lo mismo que altura"(Herrera Agricultura Libro 3:"Del altor de estas estacas". Luego se puede admitir una vocalización de la consonante l lo que significa Altor> *autor> *, otor, tanto más cuanto existe la forma otura en la toponimia actual (localidad de la provincia de Granada) y existe de antiguo ya que el Cartulario de Santo Toribio de Liébana compilado por Sánchez Belda menciona en la página 368 una documentación del siglo XV(1406)"cerca de la cabanna que dizen de otura, término de Santivánnes". Así altor> otor y altura> otura. Es cierto que estas formas antiguas pudieron influir fonéticamente en la forma Tordeviejas. Sin embargo, explican bastante mal la caída de la o inicial. Por otra parte debemos tomar en cuenta la coexistencia de la forma Otero de Viejas (1517) que parece coexistir con la forma Tor. Finalmente, un vistazo sobre la obra de P.López de Ayala, Crónica del Rey Don Enrique Segundo de Castilla,( Biblioteca de Autores Españoles, T.68 Madrid 1953, Capítulo V) nos proporciona información que no es de desechar" e a Medina de Rioseco e a Oterdehumos. La forma Oterdehumos"y se refiere en la crónica a unos acontecimientos de 1371. El Becerro de las Behetrías(ed de G.Martínez Diez. León 1981, T.1, p.199) menciona este topónimo en la siguiente forma: Oter de Fumos y se sabe que la obra se compuso por los años de 1352. El nombre actual de la localidad es Tordehumos (Jurisdicción de Medina de Rioseco). Existió pues una forma apocopada de otero, oter, que encontramos también en una localidad de la provincia de Guadalajara. Si ahora examinamos el topónimo en la cadena hablada, podemos admitir que una secuencia como /lána deotérdebyéxas/ pudo producir por asimilación o por simple metátesis/lánadeetórdebyéxas/. Esta forma topónimica  resulta oscura hoy día para los vecinos de San Pedro que llaman al sitio Collado: solo consta en los textos de 1634 y 1689. Parece que el último elemento se refiere a algún apellido. Resultaría interesante cuantificar en macrotoponimia los topónimos que comienzan por el elemento Tor, pues si en nuestra zona y en otras puede salir de la base altus, en otras zonas puede proceder de la forma Torre (Véase al respecto:Menéndez Pidal Op.cit,§ 10:"Tordadijo Tornadijo< Turris Atilii/ Tormor/< Turr(e) mauri. No se cierra con ello el capítulo mientras no se añada documentación acerca del topónimo Llano o Llana el Azor, deformado a veces en Llana la Zorra y otras en Llama La Zorra. Difundido en las tres villas, difícilmente puede admitirse como mote de persona, puede referirse azor al ave conocida, que efectivamente aparece con su vuelo muy rápido que la mantiene como inmóvil encima de ciertos lugares llanos en donde suele estar. Pero la existencia de la forma adtor en el Cantar de Mio Cid (que significa en la obra: azor: ave) puede abrir perspectivas fonéticas porque al cabo, si dt> z, también es verdad que por equivalencia acústica lt puede dar dt, con lo cual el azor pasiego puede no tener nada que ver con el ave y sí mucho con la forma precitada altor es decir otero. Coincidencia: en francés autour=azor se termina por our solo por influjo de otro nombre de ave: vautour= buitre, si no, se hubiera terminado por eur, esto es como hauteur=altura. Parece pues que el azor pasiego pueda proceder de la forma antigua altor: hipótesis para la que esperamos encontrar alguna documentación.

 

Elementos jurídicos del vocabulario del espacio.

Este vocabulario concierne al marco natural y colonizado por el hombre. He intentado concretar en HCVP (y también en la película HRMP), el papel de los conceptos jurídicos en la concepción misma del territorio, pero es cierto que prácticamente todos los topónimos, son convencionales y por tanto jurídicos e institucionales cuando han hecho mella y han cuajado en la memoria y en lo que se designaba con el concepto de tiempo inmemorial. Cuando los apeos y las tomas de posesión, los acontecimientos que se celebran hacen oficial la jurisdicción y sus puntos de contactos con el mundo exterior. Pero el vocabulario del espacio interno (barrios, valles o como se dice en el Priviligio de villazgo de las villas barrios y veredas) también resulta ser jurídico ya que da lugar a gran copia de escrituras notariales y otras que hay que tomar en cuenta en la toponimia. Dichas actas y protocolos resultan necesarios tanto más cuanto las parcelas son numerosísimas y de forma general por la situación que he descrito en HCVP página 16. Pero ocurre que los mismos topónimos se refieran al ámbito jurídico de forma directa. Así en BOL.3 se ve cómo los nombres de fincas del tipo Alargada, Largada, proceden del acto jurídico de alargar, que designa a la donación que hace el padre, en vida, a sus hijos a cambio de una pensión otorgada ante notario. El topónimo suerte, que en la actualidad designa a un prado de forma estirada está de hecho en relación directa con con el reparto de las tierras entre los miembros de la familia.. Y es posible que el elemento --buena en Pibuena tenga alguna relación con bona>buena forma que encontramos en el Fuero viejo de Castilla comentado por Fernán Pérez de Gúzman (Genaraciones y semblanzas, Clásicos castellanos N° 61), que significaba fortuna, o sea los bienes, que este autor usa para comentar la definición partición de buena El caso es que se decía Pie de buena en 1689,PVVP, fol 403 vuelto (una casa sola que dixeron ser de Juan Herrero que está en  el sitio de Pie de buena), Pie de buena y Piebuena en 1753 LMLR, fol.831, 1293, 1342, 1539, 2074, Pie de buena en las hipotecas de 1824,N°41, en los apeos de 1861, en el amillaramiento de 1885 y Piebuena en el habla de un informador en 1977.Ya hemos insistido en el topónimo Sel y su carácter institucional o por lo menos usual ( aludo al uso y costumbre), espacio organizado según unas dimensiones muy definidas. Empresa integra este grupo de topónimos  Si Alargada no es frecuente, su concurrente suerte se encuentra en las toponimias de todas las villas(Suertes de Guzparras, Suertes de Yera, Suertes de Candolías, Suertes grandes en el Barrio de la Gurueba)así como en numerosas ocurrencias en San Pedro con adición del nombre de la persona a quien le tocó en suerte la finca: Suertes de  Laso, Suerte de la Tistona, Suerte del Pirulito etc..Finalmente entre Sel, suerte y otros toponimos nos encontramos con un número escaso de bases jurídicas pero los topónimos de esta categoría tienen una frecuencia tremenda que algún día apreciaremos en forma más matemática con el software Stablex de André Camplong. Se advertirá que son las necesidades del análisis las que nos hacen obrar esas distinciones, porque al cabo, los topónimos son un conjunto de elementos o al menos se pueden observar en ellos varios caracteres de diagnosis. Así, un topónimo documentado, lo está en forma filológica, pero los documentos son muchas veces jurídicos. Por ello ha sido necesario estudiar muchos documentos y especialmente los pleitos pues si bien es verdad que los montañeses tenían antaño fama de pleiteantes, también es verdad que desde el siglo XVI, la historia de los pasiegos no es sino una sucesión de procedimientos judiciales de los que de buena gana se

hubieran librado. En realidad hay dos niveles para apreciar el carácter jurídico de los topónimos: un nivel general de constancia en un texto jurídico, es el caso de muchísimos nombres de lugares, y por otra parte un nivel digamos más específicamente jurídico como en el caso de alargada, que es término técnico. Es cierto que la encuesta de toponimia ha de ser prudente y relativa. En PVVP, f.153 encontré otrora el contexto siguiente" y allí entra la jurisdicción de la Villa de Espinosa de los Monteros cuyos distritos y jurisdicciones lo divide lo alto del Somo que llaman de Tienda según aguas vertientes..."Era la única mención de este topónimo en todos los textos que pude examinar y no se repite en el documento citado. Ahora, al completar mi corpus en 1991, encontré nueva cita en boca del informante:"aquello sube a Tienda, es lo Alto de Tienda, por detrás todo eso es Tienda, da a Lastrías.."Vemos aquí cómo un informador confirma un topónimo que consta en un pleito del siglo XVII y la información hubiera podido darse en sentido contrario: esta complejidad hemos subrayado en la citada película, al anticiparse la cámara al texto unas veces, y otras el texto a la cámara.

 

Importancia de la historia.

Puede extrañar que en el conjunto de esta síntesis ocupe tal lugar la historia.Total, el vocabulario del espacio atañe al dominio del castellano como asignatura lingüística. Paradójicamente, parece que el hecho de dedicarse al estudio de un espacio algo restringido no ahorra en nada unas investigaciones históricas bastante profundizadas. La macrotoponimia requiere una conocimiento sólido de los grandes movimientos de población, con el fin de determinar las capas cronológicas de topónimos, comprender la fragmentación lingüística etc..En cuanto a la microtoponimia, contempla los problemas a otra escala, pero el paisaje está aquí, hay los hombres que lo colonizaron, sus relaciones con el exterior y dentro del mismo marco, sobre todo en una comarca que durante largo tiempo ha tenido que adoptar actitud defensiva. He mostrado en PCECD, como el topónimo Uberde(Vega de Pas), conmutaba con Sel de Verde, documentado en los padrones de 1613 y 1624, que fueron consultados con motivo de un pleito con Espinosa de los Monteros. Pero no se trata de un caso aislado. El topónimo Urbanes, situado en el barrio de Pandillo (VP) se origina en un antropónimo que encontramos en un padrón de 1669:"Juan de Trueba Urbánez, hijodalgo" Asimismo, el topónimo Lodevega que consta en el mapa de Carral y Arredondo (1/25000) procederá sin duda del mote Vega ya que los registros de hipotecas de 1821 y 1824 mencionan a Manuel Oria, alias Vega. Y como se heredan los motes, posiblemente sea más antiguo el topónimo, aunque no hay constancia de él en el Catastro del Marqués de la Ensenada en 1753. En cuanto al topónimo La podrida, designa a una finca situada en el municipio de Vega de Pas, en los confines con Selaya, también se da el Cerro de la Podrida en los apeos del siglo XIX y el Cueto de la Podrida(PVVP 1689, Fol. 402, recto). En EJEVAL, de 1765, un padrón espinosiego concerniente a los Montes de Pas indica "Pedro Diego de la aya podrida" como habitante del río de Troja. Por supuesto que hay que dar un vistazo a la fonética para la explicación de esta forma. En general se respeta la regla el Haya/ la Hayuca, pero no fue siempre el caso: la forma Laya sigue viva, pero ha sido mucho más sistemática: la Haya, Cuesta Laya, Laya Podrida. Recordemos que la se usa ante nombre propio que se inicia con a tónica. Ejemplo sacado de la gramática histórica de Hanssen (París 1966): la Angela. Este carácter de nombre propio ha podido influir el mantenimiento de la forma la en los Montes. Por otra parte, sabemos que naipes y narria>/nepes/ /nerre/y luego es cierto que este fenómeno fonético hubo de influir al régimen del artículo combinado con el sustantivo: la ayuela> layuela> leyuele y asimismo, la aya podrida> laya podrida> *le pudride que encontramos en la forma moderna La Podrida. Sin embargo, en esta formación, la fonética no lo explica todo, y también se trata de una elisión semántica y en ella entra una pérdida de la motivación primitiva. Sin embargo, este topónimo se encuentra en tres lugares distintos (en forma de antropónimo, en el valle del Troja (SP) y como topónimo en el Valle de Aldano (SP, Arroyón de le Podrida)y en las alturas que separan al Valle de Carriedo de Vega de Pas, esto es a más de 10 quilómetros de distancia. Si se trata de tres lugares distintos, la explicación fonética podría ser interesante: podría ser que el modo de vida transhumante  nos brindase referencias a la misma persona a más de 10 quilómetros de distancia. Pero vemos con este topónimo que los elementos históricos tienen un peso difícil de apreciar, porque al cabo pudiera tratarse de un traslado de un topónimo de Castilla, como en el caso de Probayangos,(Véase MICRO, pp.56, 57.) Se observará el número de años entre las dos formas, la haya podrida (1664) y la podrida(1689), pero no se pueden sacar conclusiones sobre la duración , porque la forma primera del documento espinosiego puede ser una forma regresiva de la forma usual que conocemos y que ya estaría en uso en aquel entonces: esto es que se pudo escribir la forma entera porque en el contexto de un padrón decir"de la podrida"después del apellido podía resultar a lo mejor confuso y a lo peor malsonante. Vemos cómo los documentos históricos resultan imprescindibles para aclarar las cosas sea cual fuere la escala a la que trabaje el toponimista: los casos que hemos mencionado y que tienen todos que ver con los asentamientos de las poblaciones en los Montes de Pas requerían una consulta profundizada de los archivos sin la que no tendríamos soluciones que proponer.

Si tomamos como ejemplo otro campo de investigaciones o sea la sección clero, observamos que tampoco se puede eludir el estudio histórico. He mostrado en HCVP la influencia de los establecimientos religiosos tales como el Monasterio de Oña, el Convento de las concecionistas de La Canal, en el Valle de Carriedo, el Convento de Nuestra Señora de Ribas en Nofuentes(Junta de Castilla y León) etc y las iglesias de Espinosa de los Monteros, Santa Cecilia, San Nicolás, Santa Olalla de Castañeda (Bárcenas) en un capítulo sobre la presión fiscal que ejercían dichas instituciones. Los censos gravaban las tierras, y los diezmos los productos aun si se reconoce en las tazmías de 1592(Archivo de la Catedral de Burgos), que el diezmo de mantecas y quesos dezmados en Pas, no es posible averiguarlo porque se diezman muy por menudo, mientras los corderos según las Tazmías de 1594 se diezman al montón. Además, las feligresías estaban regidas por un clero regular con el que los capellanes locales entraban en conflicto. En tales condiciones, no es de extrañar que encontremos huellas de las relaciones con la iglesia en la toponimia. Ya señalé a su tiempo en HCVP la existencia del topónimo religioso Bustefrades, que existe en San Pedro y existió en Vega de Pas, así como la de la Capellanía (SR)el Convento (VP), los Aniversarios, Las Animas, Lo del Censo (SP), el Porrato(VP). Podemos añadir sin duda El Cotofe (VP, barrio de Pandillo). En 1753 (LMLR, fol.1631: esta documentación antecede  a la que Corominas considera como más antigua,a saber, la del Diccionario de la Real Academia de 1783/84, en unos treinta años) el prado de Micaela Sañudo, llamado así tiene de carga un censo a favor del Cabildo eclesiástico de Espinosa de los Monteros. Por otra parte, un texto del siglo XVI, de Apeos de Espinosa de los Monteros(AHN, Clero, Oña 1537, fol.93) da el siguiente contexto:"preguntada qué pagaban de la dicha infurción los dichos herederos...dijo que pagaba una colodrilla de pan medio trigo  medio cebada/e que la dicha colodrilla podía caber medio celemín de pan". La voz cotofe semicultismo que procede del griego ha sido difundida por la Iglesia. Entre otras cosas DCELC indica:"quizá se trate, al menos en España, Provenza y Alemania, de un semicultismo extendido como nombre de una vasija litúrgica". Por otra parte la forma se aplica según los instrumentos lexicográficos a una vasija de cabida de medio litro. Lo cierto es que el prado de Pandillo llamado Cotofe es de hecho muy pequeño por lo cual inclinaría a la idea de originarse dicho topónimo en el nombre de una medida, como colodrilla. DCELC opina por una influencia provenzal u occitana, ya que la voz existía en esas lenguas con anterioridad de varios siglos. En tal caso me parece interesante la localización de este topónimo en los Montes de Pas. Siguiendo con la toponimia religiosa es de notar que hay sitios pasiegos que se llaman La Canal en los que no hay canal alguna. Parecen referirse dichas voces al Convento de la Canal situado en el Valle de Carriedo: tal vez ocurra eso con Sel de la Canal (Barrio de Yera en Vega de Pas) y también con La Canal en San Roque.

Es cierto que determinar los nombres de esos espacios diminutos es imposible sin un conocimiento de los sistemas sociales del antiguo régimen y consultas bibliográficas importantes. Una microhistoria siempre integra un marco más amplio, con lo cual, puede decirse sin incurrir en paradoja que , en sentido propio, no existe microhistoria. Por ejemplo, el método de cartografía histórica empleado en HCVP, pp.63, 64, 65, puede aplicarse a otras localidades de Castilla y de otras partes. Si bien es verdad que los Pasiegos se distinguen por su forma de vida muy peculiar, su historia no deja por ello de integrarse en la historia general de Castilla, y su idioma es una variedad de castellano y no "un castellano que contiene varios arcaísmos y muchas corrupciones"(7).

Es cierto que el vocabulario del espacio colonizado (y es cosa admitida que la unidad de los Montes es más humana que física:véase HCVP, pp.14, 15) se refiere a aspectos sociales, a nociones jurídicas, o a hechos históricos, pero muchos términos no dejan por ello de referirse en forma directa al aspecto físico de la zona y eso, desde un principio.

(7)Tax, Susana: Notas sobre la transhumancia pasiega, in PIEF vol. II, 1970, p. 168.

 

Los elementos del marco físico en el vocabulario del espacio.

 

El reino mineral ("la piedra del río").

El agua. Está presente por todas partes. Designada en forma directa en Aguasal o en Agua el Pie, este último con el sentido clásico de agua pura , de fuente LMLR, fol.1460,v.(ambos sitios están en VP, barrio de Pandillo), en Agua Buena (SP), en Aguatojos (Amillaramiento de 1865. MVP), y el referente da lugar a muchísimas formaciones en forma indirecta. Dada la estructura minifundista y la orografía, muchas fincas muchas veces poseen fuentes propias necesarias tanto para el ganado y el hombre como para el prado: he aquí algunos nombres sacados del fichero entre los cuales varios traen documentación de varios siglos. VP: Fuentes(Pandillo), Jontanejas (pero también Fontanega: (sobre la terminación y este tipo de doblete véase MICRO, Bustalegín, p.54), Fuente del Collado (Pandillo), Fuente Teja (Guzparras: sobre la acentuación del segundo elemento, véase MICRO, p.55),Fuente la Pila (Pandillo), Fuente Lisa (Viaña), Fuente de Forosa (Pandillo, Cornozuelo), Fuente los Piojos (Guzparras)/SR: Fuente, Fuentes negras, Fuente Ornedo, Fuente de Bustarmentero, Fuente de Sobarcena/SP: Fuente del abedul, Fuentecilla, Fuente del Prado, Fuente del Guero, Fuente verde, Fuente fría, , Fuente la Cuesta, Fuentañón, Fuente la empresa etc...Obviamente queda ajeno a nuestro propósito, hacer que conste todo un fichero en un trabajo de síntesis: esta última relación  solo pretende que el lector tenga presente que nuestras investigaciones, tampoco quedan restringidas a una síntesis, que es una investigación de perspectiva diacrónica pero también areológica, según unos métodos de terreno que pueden interesar a la dialectología. Además, todas las formas no resultan igualmente interesantes, por lo que en lo sucesivo no daremos todas las realizaciones sino solo los grandes tipos.

Canal es uno de ellos y siempre viene en forma femenina, salvo en caso de sufijación. Conmuta a veces con arroyo con el sentido de cauce (véase, HCVP, la descripción de Sel de la Vega, p.12), residiendo la diferencia entre ambos términos en una cuestión de declive. Regato es más pequeño. Las posibilidades de diversificación de dichos topónimos necesarias para su identificación se obran por adición de otro término , bien un participio pasado, o un adjetivo (por ejemplo: Canal horcada (Vega de Pas y San Roque), bien uno o varios sustantivos combinados con nexos, determinantes y calificativos (Arroyo de la Sierpe/Vega de Pas, Pandillo, Canal de la Peña del Haya, o Canal del Haya según los procesos de elisión  bien catalogados.Canal de va(d)o largo.VP.Pandillo. La diferenciación puede tener carácter morfológico( tipo diminutivo: en tal caso, la riqueza del habla pasiega permite una designación concreta, laudativa o peyorativa, en cualquier caso siempre económica  desde el punto de vista de la lingüística y de la comunicación). Las Canalucas (otro nombre del Arroyo de la CosteraVP.Pandillo), La Canaluca (San Pedro), El Canalizo (VP.Candolías), La Canaleja (VP, Yera), El Canalón del Muerto,(VP,Pandillo),

Sin embargo, a veces hay que distinguir el nexo preposicional simple del tipo Canalón del Muerto de otro de mucho más cercano al latín que significaba: desde lo alto de . Este uso es frecuente en toponimia y se dan casos en que vuelve a salir la estructura "Que baja de"en las escrituras notariales y documentos oficiales (Eso ocurre en la situación de los

molinos en los LMLR.) Por fin recuerdo que son los valles, fincas y barrios los que definen los ríos. (Véase HCVP p.16 y PCCD, p.29). Un ejemplo concreto: Pandillo es uno de los valles de Vega de Pas. Integran dicho valle cierto número de valles menores (Rucabao, Rullemas /sobre ese topónimo véase: MICRO, p 58/, Aguasal etc...). Si un pasiego se encuentra en Portilla, hablará de Río de Pandillo; si se encuentra en la Estribera, sobre el mismo arroyo, si sube por la derecha hablará de Rullemas, si por la izquierda, hablará de .Río de Aguasal Asimismo, El río del Cabrero nace en el Puerto de las Estacas de Trueba; después del puente del mismo nombre (por él pasa la comisión de apeos de 1634, Vid, PCECD, cita p.10), se convierte en Mazón o Embarado (nombres de dos fincas: en uno y otro margen: prueba palmaria de la pluralidad de los microtopónimos) y solo después de juntarse con el río de Aján se convierte en río de Yera. Por supuesto que a cada río o arroyo corresponden topónimos del tipo Vado, Vega, Pozo, Bañadero, e incluso Piélago, relacionado de antiguo este último con los molinos o la pesca.

Las aguas estancadas, menos interesantes, está representadas por los diversos Lagos, Laguillos, que tampoco tienen el tamaño de su denominación: con frecuencia se trata de de lugares algo pantanosos. La misma noción de barrizal, muchas veces a base de turba nos da Barrancosa (en VP, Barrio de Guzparras). En cuanto a las distintas Turrientes, designan más bien a las barrancas por donde baja el barro.

 

Los accidentes de terreno.

Los términos más frecuentes son Peña, Penía, Pico, Picón, Picota, Piquera y también Cueto/kuytu/, con sus derivados, Cotera, Cotero, Cotorra, Cutil así como Cerro y sus derivados, Cerrillo, Cerrillón, pues es verdad que Cerro queda a veces confundido con Cierro( tanto por razones fonéticas, a saber, la epéntesis posible de la Yod, como por razones semánticas: Cerro o Cierro Piñuso, designa a una finca aislada en un alto). Collado, Collada, Colladía, incluso Colladón son bastante frecuentes . Señalaremos asimismo Mazo, Alto (vid.supra), Capilla, y por supuesto Castro, siendo muy cántabros ambos nombres. Es de señalar que muchos términos conmutan. Por ejemplo, Cueto Verana, conmuta con Peña Verana. Cueto Urmías(ormillas) así llamado por los vecinos de Pandillo, viene a ser para otros El Coterón. Es de notar que se da con frecuencia el término Collado para designar a unos lugares altos y bastante enriscados, denominación contraria a la de los diccionarios. Es el caso de la formación Collado de Peña Negra y de Collado de Torcaverosa, que designan a unos lugares situados a más de 1400 metros que deslindan a Cantabria y Castilla y León. Cerro conmuta con Cotera o Cotero: Cerro de la Cotera, y Cerro del Cotero constan en los apeos de las Villas. Se calificará Cuesta con prudencia porque puede tener sentido doble. En boca de los locutores pasiegos, puede designar, como su sinónimo Costera, a una subida en su sentido normal y general. Otras veces equivale a lo que los geógrafos llaman "cuesta", esto es un relieve de tipo talud cuyo reverso puede tener un buzamiento relativamente flojo, pero cuya frente puede como en el Castro Valnera y Peña del Cuervo, estar a la vertical de una profunda depresión como también en La Frente, alto que separa los valles del Yera y del Viaña. En boca de los locutores, cuesta significa límite a las actividades pastoriles. Este término, que entró en la jerigonza de los geógrafos a través del dialecto tejano y fue difundido por un geógrafo del siglo XIX (W.M.Davis), sólo designa a la parte más abrupta y no al reverso que puede ser más suave y con este mismo sentido lo usan los ganaderos pasiegos. También encontramos algunas ocurrencias del topónimo Sierra en toda la zona. En Vega de Pas :Cotero la Sierra, en Guzparras/Gurueba. La Sierra, llamada también Haza el Pozo, en el mismo barrio.Tenemos documentación de Serra Lengua en Guzparras; se da el mismo topónimo en el barrio de Viaña, en tres lugares distintos,a saber, Bustalbain, Fuente Lisa, Los Llanos; mencionaremos asimismo: Sierra Laguillo (Barrio de Yera) y en el mismo barrio, aunque asomante también al de Pandillo, encontramos La Sierra. También se da el topónimo en San Roque, y en San Pedro, por lo menos tres veces: Sierra Corva y dos Sierras en el Barrio de las Desas (Dehesas). Por fin señalaremos en los altos de Trueba: Sierra la Loma. Este topónimo incluye el habla corriente, en cuyo caso muchas veces viene con su calificativo calva. Esta es la designación que se da en las Respuestas generales del Catastro del Marqués de la Ensenada. Como nombre corriente, consta también en las actas de apeos del siglo XIX:"Se puso un mojón con la señal de una V, que consiste en sierra calva llegando por la izquierda a la Vega de Pas y derecha a Selaya"(Acta primera de 1889). Suele designar unas extensiones sin rocas, más bien llanas, sin árboles, que se encuentran en las cumbres, aunque no en sitios muy enriscados. Un ejemplo concreto es la Sierra, que está entremedio de Pandillo y Yera. Ahora bien, a esta altura, la línea de demarcación entre ambos valles es una loma y solo mucho más lejos se recorta la línea en forma de anténtico apero "sierra"( Peñagafa) y forma aristas  en el Portillo de la Tajada. Es probable, y contra lo que admite el DCELC, que esas situaciones de sierra no inciten a clasificarlo como de exclusiva raíz latina. Podía darse que la e procedente de lenguas prelatinas, particularmente ibéricas, diptongara después de la romanización. En estas condiciones, aun si procede del latín, el término "sierra", puede haber sido objeto de un cruce con la raíz prerromana que ha producido los términos franceses dialectales La Serre, o Le Serre con sentido 'de loma sin aristas y sin árboles'.Eso no es propio de la zona pasiega ya que en la provincia de Burgos, se opone el concepto de Sierra al de Montes, con sentido de bosque este último. El contexto sacado de los apeos de 1889 indica claramente que estamos en una cumbre, pero que llana, lo que he podido averiguar al hacer mi propia vista ocular. Cuando aflora la piedra con bloques movedizos mezclados con maleza y zarza, le terreno pierde la calidad de "sierra" para pasar a la de "garma"(sobre "garma" véase PIR.VII,p.41, nota 3).

Los pasos suelen decirse con mayor frecuencia Portillo que Puerto, el cual, en los escritos del siglo XVII tiene el sentido de cumbre y también se dirá somo, como en Somo de Pas: habrá tres quartos de legua con poca diferencia de mal camino por ser puertos y somos de nieve, cumbres, despeñaderos, tierra quebrada.(Privil., Fol. 365 vuelto y 366 recto). Las dos Portilla (Vega de Pas: una señala el principio de barrios o sub/barrios de Pandillo, la otra está en el barrio de Yera) señalan unos pasos bastante amplios por los que pasan los caminos o veredas. El término masculino encierra una noción de pequeñez (con otros sustantivos esa noción puede suponer una conotación afectiva, mientras el femenino encierra la idea de mayor tamaño y de neutralidad. Esta diferencia se marca tanto más cuanto la metafonía afecta solo al masculino ( /purtiju0íxu/ portija/). Como prueba de lo pequeño que puede ser el portillo, mencionaremos el Portillo la Linde en el barrio de Viaña: la Linde también se dice Linde de Probayangos y luego el Portillo la linde, cruzado el Puente de la Linde, subiendo a Probayangos de abajo, por el caminito pino de la ribera izquierda del Viaña.

La voz Hoz, que HP nota como desconocida vive en por lo menos dos topónimos: Ocejo (documentado además en el siglo XI), en los límites de Valle de Toranzo y Vega de Pas y Portillo de Ocejo entre San Roque y Vega de Pas. Verdad es que Canal de Fos Martín (siglo XV) se sustituye por Oyo Ozmartín en 1689 y que de Hoz Martín, los locutores han pasado a El Hoyo Martín (Véase al respecto MICRO, p 54 sobre las interferencias fonéticas entre Hoz, Hoyo y Bus, apócope de Busta).

Angustina, Estranguada, designan unos pasos estrechos, 'angostos'y dificultosos. Los demás pasos son callejas, caminos orlados por paredes y no constituyen lo que se suele decir el paisaje natural elemental.

Las superficies llanas cerca de los ríos son las llamadas Vegas, presentes en las tres villas muchas veces con economía fonética máxima como en /véa eskobosa/ o /véa oskura> vía oskura/(MICRO, p.53)., y en otras partes llanos como en Vega de Pas en los barrios de Viaña, y Pandillo, cerca de Peñagafa , y en San Pedro en donde las Regen sitúan un molino en 1753. En singular el llano, también se da en las tres villas. Y también se da en San Roque y en Vega de Pas Llano el azor documentados en el siglo XVIII. También se usa Rellano que existe en las tres villas y parece designar un llano más estrecho: se usa en plural o en singular, o en combinación El Rellano de los Pontones (SR).También se usa el femenino Llana más productivo porque de mayor posibilidad combinatoria. Sin ser la lista exhaustiva, alcanzan llano y familia filológica la cantidad de medio centenar de topónimos en nuestro fichero. Pero casi nunca, se trata de repeticiones porque el pasiego dice Llanos, LLano, Llanillos, Rellano, LLana que forman una primera estructura de núcleos, partiendo de los cuales se forman otros sintagmas con adyunción a la izquierda(como en Cubilla las Llanas (SP) o a la derecha como en el sintagma Llana de Valladar (VP) o  el de Llana de la grajera (Vega de Pas, Barrio de Pandillo.Véase la copla de vejamen: Ya gucian (relinchan, dan el ijuju) los de Colina/ Por la LLana de la Grajera/ Y los cochinos de Lelsa/ Se callan y no dicen nada) Las diferencias entre llano, llana, rellano,son distinciones que se refieren a una orografía que conocen muy bien los ganaderos y de difícil apreciación si no se anda uno con el locutor por prados y cumbres

: no basta el "ojo del buen cubero".

Otro topónimo que merece señalarse es el castellanismo Mesa que encontramos en los confines de Pas y Carriedo, la Mesa de la Braguía, y en el Barrio de Yera, la Mesa del Carro  Pero entre la pared de la frente y el llano, pueden mediar declives más o menos acusados. Pindio designa a varios lugares oficialmente, pero su uso como adjetivo en el habla corriente es endémico. El prerromano Len, designa un declive muy fuerte que sea convexo o cóncavo. Ejemplo: la Len de Valbuena, en el Castro Valnera (SR), mientras Pando (SP) Pandillo(VP) designan unos declives leves. Se usa esta palabra a menudo con determinante por lo cual entendemos su motivación relativa.

Los topónimos que nos informan sobre la naturaleza geológica del terreno son bastante frecuentes. De momento, para esas formas todavía no he pasado al estudio cuantitativo. Mi enfoque ha sido más bien cualitativo, histórico y fonético. En el fichero consta un estudio de las bases Lastra y Losa, que designan a esquistos pizarreños , Arena, Lama, pero otros topónimos insisten en la degradación de la roca. Así cayuela que designa a la pizarra degradada da su nombre a una finca del valle del Troja, cerca del sitio llamado El Piélago. Lo mismo diremos de cascajo que es la grava obtenida por descomposición de la roca madre y encontramos en La Cascajera, nombre de una finca (VP, barrio de Viaña) o en Las Cascajosas, (en San Roque de Riomiera).

Tampoco faltan topónimos referente a la cavidades naturales: los encontramos en las tres villas, bien en forma singular bien en plural, con sufijos y adiciones  a la derecha o a la izquierda. Tales son las formas de la base 'cova'Cuevas de Colina (VP.Pandillo), Cueva del Ruyo(SR), Covilla pudia(SR), Vado la Cobilla/ baulakubía) y los numerosos covillos como el Covillo Merendero(VP) y los miaderos, donde sestea el ganado, que pueden ser cavidades naturales o arregladas por el hombre.

Un accidente particular y mencionado en la zona es la cavidad nombrada torca. A esta parte,vamos a dar una muestra de las posibilidades de nuestro fichero si bien no podemos dar todas las documentaciones por falta de espacio.

 

Formas.

VP.1753. La Torca, LMLR, fol.1005. Sel de la Torca, ibidem,f. 856; 1223, 1632 etc/ 1780 AHN, Clero, papeles leg.6233/1865, Amillaramiento n.142, MVP/1980: Sel de la Torca./También Mapa Carral y Arredondo. Se sitúa el lugar cerca del casco de Vega de Pas a la izquierda de la carretera que va de Vega de Pas a Selaya.

1978. Corpus de Pandillo.3,1:Torca del Mortero/torkalmurtíru/. Se sitúa en los confines de Pas y Burgos.

1689. PVVP, f. 363, recto: Collado de Torcavarosa o sencillamente Torcavarosa/Torcavarossa (f.153, 300, 302, 303)"El sitio nombrado Torcavarosa, puerto de nieve muy alto".

SR:1753: El Torcón. LMLR Ar.Santander/1761 idem Comprobaciones. f.38.A.Simancas.

1753. Las Torquillas LMLR, fol. 153.Ar.Santander.1761 id.Comprobaciones/Id. 1978: Alto las Torquillas, SR 1978,1. VP. La Torquilla, LMLR, fol. 958, verso./SP.1918:La Entorcada.

VP.1688. El Tocornal.AHN.Cl.Pap.Leg.6233./Idem.1753.LMLR, fol.1663, r, 1863.r./1865.Amillaramiento. AVP.idem./1753. Cotornal.LMLR,fol.1404/1977.Corpus Viaña 2 /Tekornál./1980 Tocornal: "Tocornal, hacia la Marruya por la Frente arriba"/También consta en el mapa de Carral y Arredondo.

Este topónimo muy extendido en el Norte de España existe también en la provincia de Jaén.

Fuera de la zona: 1620 Torca. Apeos Oña-Villalbes.AHN.Cl.fol.61/1846: La Torca.Apeos de La Horra.Ibidem:"Encima de la Torca"Archivo Provincial de Burgos.Leg.289.36/1800:Torca del Arroyal, fol.34, Torca del Cordero, fol.28, La Torquilla, fol.53, Las Torcas, f.47, Torca de la Fuente, ibidem, Torca del Peralejo, fol.36, Torca Prado Revilla,Fol. 22, Apeos Oña-Penches, AHN.Clero.lib.1256/ 1830 Las Torquillas. El Concejo: censo del Monasterio de Medina de Pomar.AHN.Cl.Leg.1124,4/1675. El Bahorcal o Torcal. Aloños AHN.Cl. leg. 6233/1257."Toda la nuestra essera de Valdelatorca en Terminón"AHN.DP.de Oña leg.287, N°10.in Alamo.doc.546.T.2, p.663/1096. Don Sancho y sus hijos Felix y Juan, dan al abad de Oña casas y propiedades que poseen en Rubena, con otras propiedades:"Alia terra ad Sancti Micaelis circa Beila Sangez, una terra a la torcha circa Fructuosum.AHN.DP.Oña, Carpeta 271. Copia contemporeánea.Idem i, Alamo doc.106, p.137 T.1/

Este topónimo es también frecuentísimo en los mapas al 1/50000 del IGN. Mapa 60. Valmaseda.Torca, Casa de las Torcas, Tocornal, Trocona, Las Torcachas//Mapa 59 Valle de Soba: Torca del Embudo, Torcón de las Canbañas, Tocornal, Alto de //TocornadilloMapa 83: Reinosa: La Torca, Mato la Torca,// Mapa 83. Espinosa de los Monteros: Pueblo de Quisicedo: La Torca, V.Pas: Barrio La Torca, sitio llamado también Sel de la Torca//Mapa 108: Las Rozas: Valdelatorca//Mapa 168 Briviesca: Las Torcas//Mapa 168 Belorado: Manantial del Torcón situado en el municipio de Cerrato de Juarros, El Torcón en el término de Espinosa del Camino, El Torco en el término de Villanasur Río de Oca, Torco redondo,// Mapa N° 277. Covarrubias. Peña Torca en el término de Hortigüela, cerca de Covarrubias//Mapa militar de Castro Urdiales 20-4(36). Torquiendo//Mapa N°110 Medina de Pomar: Las Torquillas término de Nofuentes, El Torcón cerca de Salinas de Rosío y La Cerca, La Torca, idem, Torquillas, término de Quincoces de Yuso//Mapa 136 Oña: Manantial Torcado de Salas cerca de Aguas Cándidas, Granja de la Torca, área de Pino de Bureba, La Torca, área de La Parte de Bureba etc..

-Según la etimología admitida por la Academia, puede que la forma torca proceda del latín torques= collar. La filiación por el bajo latín torca sería posible. Pero la e tónica es breve y luego, en castellano debiéramos ver una forma con diptongo. La presencia de este topónimo en la zona de Jaén, muy alejada de Castilla la Vieja, le resta todo carácter dialectal a este término que solo aparece a escala de la microtoponimia (mapas de 1/50000 y menos. DCELC apunta que en la sierra de Magina (Jaén) designa una depresión de tipo kárstico, debida a la disolución de la roca caliza por las aguas que causa desmoronamientos subterráneos. Hemos reconocido la Torca del Mortero, encima de las Estacas de Trueba camino de las Motas del Pardo, durante una de nuestras caminatas y aquel lugar corresponde exactamente a la descripción que da de torca Corominas (Corresponde al francés "dolline")Torca es término usado por los geógrafos. Sin embargo notaremos una variable según la que torca=barranco, canal. Este sentido tiene en los apeos de Penches: "La torca que baja del arroyal.", "la torca que baja del término de Lagunilla" mientras que "arroyo que baja de la torca del cordero" correspondería más bien al sentido de la depresión kárstica.

Desde el punto de vista de la fonética, si en Jaén, puede admitirse la ausencia de diptongo de la e tónica por mozarabismo, no sucede lo propio en Castilla. Se puede admitir un origen prerromano, como lo apuntan Hubschmidt y Corominas. En Vega de Pas, La Torca es una elisión por Sel de la Torca. Torca varosa está situado en la divisoria de San Roque Vega de Pas y Espinosa de los Monteros (varosa o verosa corresponde al prerromano *wara). Las derivaciones torcal, torquillas, torcachas, torcón son reveladoras de una frecuencia importante de la voz. Por metátesis, torconal> tocornal y en la misma forma que rotondu> redondo por disimilación, tocornal > tecornal. Metátesis asimismo de del femenino torcona > trocona. García Lomas en GLLP proporciona además de torca y torco, la forma torcano como sinónimo de torca con el sentido de terreno en donde abundan las torcas, y también torcanal= torcal. Ni torcano ni torcanal constan en nuestro corpus, ni en los mapas al 1/50000 que hemos consultado. Es probable que tocornal<torconal<torcona y es probable que torcano no sea sino una variable. En efecto si torcanal fuera un término de base, es probable que no se daría la forma tecornal. En nuestra opinión, la metátesis torconal>tocornal se debe a la gran inestabilidad generada por las dos oclusivas sordas cuyo punto de articulación entra en juego, y que además puede engendrar otra metátesis por equivalencia acústica: tocornal> cotornal. Los topónimos tocornadillo< *tocornalillo y tocornal (mapa 59) están situados en una zona de influencia pasiega. No ocurre lo mismo con tocornal (mapa 60).

GLLP señala torco: hoyo en el que pueden hundirse las ruedas de un carro" y H.P menciona torco para designar un  hoyo de escasa hondura. La forma femenina designa a la depresión importante y el habla común da también ese nombre a un hoyo o pozo en un río. Por lo común el femenino se refiere a un hoyo importante y que constituye un peligro: es lo que explica su uso en la zona pasiega, bastante enriscada y en donde se dan muchas nieblas. Es interesante apuntar que a nivel fonético, hay diferencia entre el femenino /torka/ no se inflexiona mientras que la masculina se inflexiona por metafonía/túrku/ Este problema está bien tratado en HP, p.98, § 104: sustantivos con dos formas. Así, torcón sería para torca lo que ratón para rata. En cambio, toda la documentación de la zona de Belorado y de los Montes de Oca arroja formas masculinas. Esta variedad confirma la antigüedad de etimo así como la importancia de la sufijación.

DCELC señala la existencia de la forma verbal entorcarse de la que tal vez tengamos una forma regresiva en el topónimo Manantial torcado de Salas que se refiere a un lugar cercano a Oña. Dicho verbo no aparece en HP aunque sí en GLLP: entorcarse: atascarse un carro o un animal en un torco, oquedad o bache. Se usa en Alava (del latín torquere). El otro sentido más catastrófico definido por DCELC con conotación burgalesa entorcarse: caerse el ganado en una sima de donde no puede salir está representado en nuestro corpus de Archivos.Comprobaciones AR.Simancas 1761de San Roque de Rumiera: Juan Martín Samperio declara que "el caballo (declarado en su memorial) ya no lo tiene, que se le entorcó en el Monte de la Zamina(Véase supra, al respecto Torca del Cordero cuyo nombre es fácil que se generase a consecuencia de un acidente por el estilo). La Torca del Mortero es célebre en Vega de Pas por la desaparición de objetos, de animales e incluso de una joven cuyos collares y argolla es fama volvieron a aparecer abajo de la montaña.

Observaremos que todos los derivados de torca no constan en el DCELC ya que no consta tocornal.

La presencia de torca en distintas comarcas de la Península indica la existencia de una capa bastante antigua: hemos notado una documentación de 1257 del topónimo Valdelatorca, que muestra que dicha forma entró temprano en combinaciones sintagmáticas, con lo cual podemos deducir que la forma simple era mucho más antigua. Por otra parte, la documentación de 1096 que aducimos: torcha (vid.supra) precede de más de un siglo la la primera documentación proporcionada por el DCELC. Como estamos en las hipótesis puede ser que la ortografía torcha se deba al hecho de que los latinistas hayan atribuido origen extranjero o cuando menos ajeno a la comunidad latina (esas modificaciones ortográficas se usaban bastante en las voces latinas transcritas de otros idiomas o del griego, aunque no es cierto que se deba atribuir este último origen a nuestra forma) lo que deja lugar a una presunción más acerca de un origen prerromano.

La discontinuidad observada entre torco (Belorado, Montes de Oca) y torca, Cantabria y otros zonas de Burgos que las antedichas se explica en ciertos casos por la diferenciación entre las zonas en las que se da la oposición femenino sin metafonía/vs/ masculino con metafonía y aquellas en que esa oposición se observa menos. La discontinuidad espacial admitida admitida provisionalmente a falta de otros documentos (aunque salta a la vista en los mapas) tal vez pueda explicarse por la naturaleza muy peculiar del espacio y del terreno en donde se dan esos accidentes. Naturaleza caliza del terreno, pero con suficientes lluvias para que una parte de la roca se descomponga, o existencia de socavones a consecuencia de largos períodos de sequía. Por fin, la definición del área andaluza resultaría interesante porque a la forma torca documentada en Jaén en DCELC añadiremos el torcal en la Sierra de Antequera, Provincia de Málaga, que no linda con Jaén sino con Córdoba: en este caso, el referente y paisaje ofrece todas las características del relieve que dejamos descritas.
 

Hemos notado anteriormente a propósito de lelsa alisas como ciertos étimos evocaban por contigüidad a varios elementos asociados y que podían constituir todo un entorno (agua, altura, vegetal). Tenemos otro caso en el que ha sido difícil decir si el topónimo integraba el reino mineral o el vegetal: el de Cornezuelo.

 

Formas: VP LMLR 1753. Cornozuelo (f.756) Curnuzullu, Curnuzelo(f.1043)/1861 Apeos. Cornozuelo, Cornezuelo/1957.Cédulas Cornezuelo/1977.VP.Pandillo Cornuzuelo, Corruzuelo/Las piqueras de Corruzuelo/1987. Santiago Laso: El cotero de Cornezuelo.

Parecen tener relación con esta forma los siguientes topónimos sacados de documentos cartográficos del IGN(altitud 871 m), término de Soba. Mapa 1/50000 N°9 intitulada Villacarriedo(0.10x43.12)/Cuerno Bustillo y Cuerno(419 m) ibidem (43.15x0,0.02/ Cornezuelo N° 60, 0.21x43.11.

Si desde el punto de vista de las consonantes, la fonética resulta bastante clara: r en final de sílaba puede resolverse en rr ejemplo: /kwirnu/(HP § 34, p 57) también parece normal que  rn>rr. Subsiste una incertidumbre acerca de la vocal o de la forma cornozuelo debida sin duda a una mala transcripción o más probablemente a una asimilación. Subrayamos esa incertidumbre pues es posible que la forma cornezuelo proceda de cornozuelo, en cuyo caso, al revés, se trataría de una disimilación. La cuestión merece atención porque en caso de ser cornozuelo el término de partida, procedería pensar en una posible derivación de cornus>cuerno. En tal caso tanto cornezuelo como cuernezuelo serían posibles( véase al respecto DCELC, artículo cuerno, que indica la derivación cornezuelo) El sentido que se podría contemplar en tal caso integraría el campo semántico de Cornial/Cornijal indicado por DCELC:"punta, ángulo o esquina de un objeto". Cornezuelo está situado en la línea de alturas que separan el barrio de Pandillo del de Yera a poco más de 800 metros (aunque la subida por el barrio de Pandillo da la sensación de mayor altura.....).

La segunda posibilidad de evolución residiría en un derivado de cornus, o sea el cornejo, árbol muy frecuente en Cantabria. Se trata de cornus sanguinea  ya documentado en el Tesoro de Oudin en la forma "cornizo: corniller ou cornouiller, arbre"GLLP propone las formas:"cornahuelo o cornuelo= arbusto cuya madera muy dura y elástica se emplea para mangos de herramientas, aros o bieldos". Si cornezuelo< cornahuelo, es que a átona, aunque palatalizada, se cierra y puede motivar cornehuelo (véase al respecto HP § 23, p.68"). Si consideramos los siguientes ejemplos: encía < gingiva y, señalados por HP, § 92, p 89 "Error acústico": tazo/tajo, tazadiru/tajadero,: zaraská: caída pequeña de nieve, cornahuelo puede resolverse con aspiración de la h en cornejuelo> cornezuelo y luego, la forma cornizo documentada en Oudin y citada por DCELC como resultado fonético partiendo de otra base que la base "aculu", igualmente puede ser el resultado de equivalencias acústicas o al menos del vocalismo caprichoso que carcteriza a esta zona castellano cántabra muy vecina a Vizcaya. Citemos algunos ejemplos propuestos por HP § 89 p 86 Asimilación/istrapaxu=estropajo/ komodrexa= comadreja/soroxus= serojos/(en estos últimos casos el paso de a a o queda facilitado por la existencia de la vocal intermediaria e con la que a queda confundida muy a menudo). Por ello Cornozuelo puede proceder de cornezuelo. Y como tenemos ejemplo de "Toranzón < torozón.(HP, § 90, disimilación), cornahuelo a su vez puede proceder de cornohuelo. Con lo cual, parece bastante lógica esta interpretación basada en la fonética.

En mi opinión y hasta que consiga más información esto es, hasta que salga una forma escrita documentada más antigua referente a la zona con la cual pueda cambiar de parecer, provisionalmente descartaré la hipótesis botánica. Prefiero la noción de "ángulo", luego de cumbre. A eso me inclina el hecho de que cuerno puede significar en la zona el eje de la bisagra de una puerta. Esta imagen es posible ya que el elemento gafa que tendría el sentido de bisagra puede entrar en el topónimo Peñagafa (que examinaremos a continuación para cerrar este episodio.)que designa a una altura situada en la misma línea que cornezuelo. Hay que admitir que ambas hipótesis son coherentes desde el punto de vista de la fonética. Lo que más que todo orienta nuestra postura es que jamás se dice cornejo en la zona pasiega: el término de uso corriente es sarapudio ( se usa además en medicina veterinaria popular como purgante). Por otra parte tal vez la evolución de la forma cordobárcena a cornobárcena no sea exclusivamente fonética: tal vez haya una identidad semántica entre cordón, cuerda=línea de cumbres y cuerno=cornial= ángulo de un objeto. Con lo cual, Cornezuelo parece integrar el reino mineral.

 

Examen de la base gafa

Este término solo se da en forma de adjetivo y combinado con el sustantivo peña.en el topónimo Peñagafa. Como dicho lugar no separa a dos municipios, no lo encontramos en los apeos de 1634 ni de 1689 contenidos en PVVP. Tampoco consta en los LMLR pues es difícil imaginar una finca en aquel lugar..Solo se menciona en 1861, y luego en dos encuestas Andaruz 1974 y Pandillo 2.1977.4.

Está situado dicho lugar en la línea de separación de los valles de Yera y Pandillo, en Vega de Pas. Se trata de una cumbre muy enriscada en ese lugar o por lo menos peligrosísimo para el ganado: se da con alguna frecuencia que ovejas resbalen y caigan a la carretera que une Vega de Pas a Espinosa de los Monteros. El desnivel, hasta la carretera, medido por las curvas del mapa IGN 1/50000 N°84 se comprende entre 250 metros y 300 metros. La cumbre está a 889 metros de altura y pude acederse a ella en el lugar en que la citada carretera que va a las Estacas de Trueba llega a la altura de esta cordillera.

La forma gafo, no consta ni en el léxico de HP, ni en GLP, ni en GLLP. A pesar de lo reciente de nuestra documentación es muy probable que dicho término sea muy antiguo. Según los datos que proporciona el DCELC, puede proceder del árabe cuya primera documentación es del siglo XIII: qaf=que tiene los dedos encorvados, refiriéndose a la mano del leproso(Libres dels tres Reys d'Orient, v 170). Corominas observa que gafo sigue usándose aunque en acepciones secundarias. Ejemplo asturiano: gafu: ponzoñoso, fiero, irritado. Además el verbo engafetar y agafar significan "enconarse una herida" conservan esa noción. Esa explicación es plausible desde el punto de vista de la semántica y puede aplicarse a nuestro caso por el peligro que aquel lugar representa. Así Peñagafa sería un equivalente a "peña de cuidado",o "mala"o sea "áspera, fiera, intratable"que son apreciaciones normales en tal caso.(Ej: PCCD, pp.9, 10.

Sin embargo, en su artículo gafa, DCELC rechaza la hipótesis de Bruch que hacía de gaf/gafa y gafet unas formas regresivas del occitano gafo(n)=gozne de una puerta, forma extendida en Languedoc y Gascuña pero de la que no existe ejemplo en el castellano medieval. Corominas reconoce que el origen de la voz es incierto. Pero también rechaza la hipótesis de Hubschmidt(V.Rom.III, 104,N.1), quien propone un origen celta por gafa= vadear, y luego con sentido figurado=salvar la dificultad. Según DCELC, esta última voz no tiene nada que ver con la forma gafa castellana. En nuestra opinión y cualesquiera que sean las dificultades fonéticas, nos parece difícil descartar la idea de gafo=bisagra, porque es bastante corriente y la hemos visto apuntar en la forma cornezuelo: la posibilidad  de la idea de puerta, y separación es demasiado lógica para descartarla tan fácilmente ya que este campo semántico asoma en varias formas toponímicas entre las cuales, y solo para quedarnos en el mismo barrio de Yera (VP), son de notar la Canal de Uzón(<Ostium, Véanse los uços sin cañados de los primeros versos del Cantar de Mio Cid) y probablemente el misterioso topónimo Pico de Cernículis(< cernere= separar).

En cuanto a la hipótesis de Hubscmidt, tampoco se puede rechazar desde el punto de vista de la semántica y además concuerda la noción con el sentido que da Bruch. Peñagafa es de hecho un lugar peligroso, que hace de bisagra entre dos valles, pero también es un lugar de paso difícil. Así como Cornezuelo tiene un camino de transhumancia que une el valle de Yera al de Pandillo, cerca de Peñagafa, en la vertiente de Yera, un camino une el sitio de Peñallana con otro camino situado más abajo que sube de la carretera (entre los quilómetros 32 y 33). Después de juntarse, es la subida hasta la cumbre y el paso a Pandillo. El primer camino pasa a cien metros escasos, (aunque en aquellos sitios, resultan siempre largos) de Peñagafa, y el paso a Pandillo o Portillo de la Tajada, está a 250 metros escasos. Por lo tanto es difícil elegir entre  los distintos étimos: lo cierto, es que el lugar corresponde a todas las definiciones por ser "un paso difícil y peligroso entre dos vertientes". En cuanto a la etimología inclinamos más a optar por un origen prerromano, más que árabe ya que en este último caso se hubiera limitado la forma a España. Es cierto que el estudio areológico de dicha voz queda por hacer y que la macrotoponimia debería aportar respuestas cuando no satisfactorias del todo, al menos más concretas.

 

El reino vegetal ("la hoja del monte")

Los topónimos vegetales comprenden algunos nombres de plantas tales como gamón (existen Gamonal y Gamoniza). Helguero, Helguerón con ortografía El Guerón(VP, Pandillo) El Guero(Gurueba, VP)(SP.El Escalerón) designa al helecho, que también existe en la forma del colectivo Alechal (SP). La denominación depende de la cantidad: hay gamón arriba de Cornezuelo, pero no en cantidad notable. También puede depender de la escasa cantidad por no darse a ciertas alturas ciertos vegetales. Así es como la denominación depende de la utilidad cuando la planta o el árbol escasea. Por ejemplo, la Llavera está presente en un nombre de finca de San Pedro (se usa en veterinaria casera vid.PIE .p.185). Los tiemblos (SP)(La vara de este árbol mágico tenía virtudes contra la piroplasmosis. Se dice timbre en Vega de Pas pero desapareció de la toponimia de esta villa.. El tejo, que proporcionaba a los Cántabros su veneno bélico existe con las formas Tejuelo, Tijuelos incluso tujuelos a riesgo de confundirlo con el diminutivo de Tojo o Tujo (colmena natural) por lo cual el pasiego y el castellano de las Merindades prefieren decir dujo para significar la colmena.

Entre los arbustos señalaremos a parte Avellano/Avellanal, que constan en varios topónimos (Canal de los Avellanos, en los confines de San Pedro , Abellanal en Yera, mencionaremos el acebo(Alto el Acebo 1889,Apeos MVP, La Acebosilla o Acebosía LMLR, f.1088, 1233, 1377)el Azeval LMLR f.801, 1875.(VP)El Azebillo REGEN(SP)etc..Asimismo, el padrón referente a los Montes de Pas de 1613 (EJEVAL), contiene el apellido siguiente: Rodrigo Rebuelta de la Azebosa. He oído designar al acebo con el nombre de machorro que normalmente se refiere a la encina joven (incluso algunos dicen carrasco con el mismo sentido. Es cierto que muchas veces machorral significa arbolado bajo y maleza. Pero es de notar que la confusión entre los espinosos acebos y encinas, se remonta a la antigüedad en que se designaba por ilex, al acebo y por aquifolium (nombre científico del acebo), toda suerte de árboles espinosos y especialmente a la encina. Sobre los topónimos vegetales hemos publicado algo en BOL N°14 de septiembre de 1993 sobre las bases Quercus y Robur,. También vid supra Alisa. También arroja el fichero la base Haya de que hemos sacado un extracto supra al hablar del topónimo La Podrida, y el Sarapudio( Sarapudial PVVP, f 359, SR y REGEN SR, También consta en San Pedro así como la Sarapudiosa LMLR, f.775, 1527, 1926 en VP) que sale a luz tanto por su uso veterinario ut supra p.27 como por su característica de ser maloliente (pudio, pudioso, como Covilla Pudia en SR). Sauce o Salce pasiego, y Sambuco (sabuguillo LMLR.VP 1753, sauguío actual). Cajigo y cajiga, con la pérdida de la /x/ viene a dar la forma caiguera(SP), son formas frecuentísimas. En cuanto al conjunto Monte, se mantiene aunque fuertemente esquilmado en toda la zona como en toda la provincia por la Real Fábrica de Cañones de la Cavada y por las talas del siglo XIX  Por ejemplo, en 1850 se cursa un Expediente contra  Don Francisco Aldalur y Don Juan Sarasola sobre exigirles la cantidad de 4.284 reales de multa y por daños apreciados causados en el Monte en la corta de las 1.000 hayas La tala tuvo lugar en el barrio de Pandillo, en Vega de Pas (MVP). Con todo, el topónimo Monte se da a cada paso como es uso en Castilla la Vieja, en donde se usa bastante poco la voz bosque, inexistente en  la toponimia de la zona. En cuanto al vegetal básico, la hierba o el césped, aparece en la toponimia con el campizo y la brena en su forma natural y por supuesto en su forma explotada por la voz prado: todos estos topónimos cuajan el paisaje. Pero esas frecuencias deben estudiarse cuidadosamente porque, puede darse un topónimo una vez y quedar sobrentendido en otras nueve por economía lingüística, o sea por modificación de la forma (haya podrida); también puede darse el caso de un topónimo resistente cuando el referente ha desaparecido. Es lo que ocurre muchas veces cuando se trata de los elementos que designan a actividades humanas.

 

 

Actividades humanas.

Los topónimos que conciernen a esas actividades( otras que las lecheras) varían según la rama. La cantería está presente en La Cantera (VP)La casa encalada(VP), La Cabaña Real(VP), Los Cabañones de Cubirquío (Sobre este topónimo, vid. BOL.14) y otras formas. El trabajo de la madera dió lugar a la Colodrera (Yera.VP) y a la Covanoria  Las actividades industriales pasadas asoman en La Herrería (SR), la Tejería (SP, en el barrio de Vega los Vados en donde había varios batanes (o pisones), y en los distintos Molinos (Del Puncha, de los Letos, de Figueras, de Juan Martínez el Faccioso (o sea carlista)(VP), del Herrero(SR) por citar solo algunos. Las alusiones a la quema del monte asoman en Cajigo quemado (VP)La quemada de la Paloma. Incluso existe La Mina que hemos explotado en La leyenda del Monte de la Retumba, (AEP) y que también existe en los Picos del Haza Mina(VP) y en el Monte del Haza Mina (Monte de hayas asomante a San Roque)  También tenemos discursos sobre la explotación del carbón bastante importante antiguamente: puede que el Cajigo quemado sea un testigo de esa explotación (y no de las quemas "fertilizantes") que tenía lugar en las alturas como el Navajo. Toda esta toponimia merece un estudio cuidadoso de los archivos del siglo XIX, pues muchos de esos topónimos emergen en esa época: eso queda patente cuando se comparan los topónimos de los LMLR con los de los documentos del Siglo XIX e incluso del XX, pues aparece una capa nueva de topónimos (caso de Molino de Juan Martínez, Faccioso) o una remotivación de algunos más antiguos. Un ejemplo nos ofrece el estudio de terreno: uno de mis informadores, ya difunto, me dio el nombre de un puente del Río de Viaña/ el pwenteeléle/. En los archivos constaba el Puente de la Linde, pero es cierto que la voz Linde no tiene nada que ver con Lele pues fonéticamente es imposible. Y es que los puentes se vuelven a hacer, porque requieren reparaciones (al respecto, algunos puentes del municipio de Vega de Pas, por muy prácticos que sean, son feísimos: compárese el Puente de Portilla(VP) con el de más arriba que conduce al barrio de Rucabao), y el de la Linde, lo arregló un tal Manuel o sea el Lele, de ahí la forma moderna.

Y ya que estamos en el tema, hablaré de los métodos de investigación in situ y de las relaciones que supusieron.

 

Las encuestas.

Coloco aquí este aspecto porque supone el contacto directo con las gentes y con el paisaje y lo que antecede concierne solo al resultado lingüístico de mis investigaciones y porque no está mal que venga este aspecto para subrayar que el trabajo de terreno es también un trabajo y no sencillamente un paseo .Se han hecho encuestas sobre el teatro de las operaciones: entre otros lugares fue el caso en La Costera (VP) en Landaruz Yera(VP), en Riolangos (VP,/SP) en Bercedillo Pandillo(VP) en Guzparras(VP) en Viaña(VP),en Busticabañas(VP)etc...En Carcabal (SR), La Pila, (SR)Valbuena(SR), Brenagudina(SP), El Rosario (SP), El Camberón (SP) etc...También las plazas de las villas fueron producentes a la hora de recoger datos. La encuesta podía hacerse, cuando el informador tenía ojos y capacidades, comentando el mapa de Carral y Arredondo (1/50000) reproducido por la Diputación Provincial de Santander esto es a gran escala. Es cierto que cada habitante de un valle o río tenía cosas que añadir como en el caso de una encuesta de Yera, en donde, en una cabaña, me dio un cazador y pescador unos veinte topónimos que añadir a los del susodicho mapa: nombres y lugares constaban en los LMLR. He mencionado ya en este trabajo el caso del topónimo Tienda, y en MICRO, P.54, (nota)el de Somo Guzmántara y podría añadir muchos sobre la importancia de las informaciones. También fueron interesantes algunas encuestas en el casco de Vega de Pas , en donde me informaron de cosas tan diferentes como son, la toponimia antigua de la plaza, y la toponimia del Castro Valnera y de Pandillo.

Más dinámicas fueron las encuestas que calificaré de caminatas, con los descansos imprescindibles. Así se hicieron algunas encuestas bastante productivas como la de Viaña que terminó en Probayangos de Abajo, seguida de otra que terminó en Cubirquío, lo que no impidió una encuesta posterior desde arriba (Busticabañas). Otras encuestas se hicieron desde las Estacas de Trueba hasta Lama Ruya(VP), desde La Braguía hasta Guzparras (Cuando todavía no existía la pista)(VP), desde San Pedro hasta Cantos calientes, al lado de Peña las Hazas, desde Vega de Pas hasta Cornozuelo, desde Estremedillo(SP) hasta Pedruecos y los Cubillos. Todas esas caminatas que completé año tras año proporcionaban bastante información. Luego procedía a la transcripción de la cinta Después de la entrada en datos, se efectuaba un control. A veces, dicho trabajo permitía aclarar si el término indicado lo percibían en situación de prueba de intercomunicación o si se había vuelto oscuro para los usuarios, a veces incluso permitía establecer la historia de una parcela o de un lugar llamado.

Pongamos por ejemplo la ficha referente al topónimo Mazón. El lugar está situado en el barrio de Yera. En los LMLR  se declaran 9 parcelas con solo una de segunda categoría, siendo 6 de tercera y dos integran la categoría de ería por naturaleza( denominación de la parte de terreno sin explotar, que se opone sin embargo a la categoría ería por desidia, que encontramos en LMLR de San Pedro del Romeral). Hay en dicho lugar una cabaña mancomunada entre dos ganaderos. Algunos informes catastrales pueden resultar interesantes. Los surqueros indican la existencia de un camino importante: camino real. El río Yera limita también la parcela. Es sitio de mucho arbolado: montes por las demás partes.

Luego, la encuesta sincrónica localizaba el lugar: mapas, pero también encuestas in situ con informadores competentes, y a ser posible del barrio, porque los desplazamientos de los pasiegos de barrio quedan sometidos a sus rutas habituales, a veces tan solo a sus preocupaciones (caso extremo: hará tan solo unos cuatro años, una señora del casco urbano me dijo que jamás había ido al barrio de Viaña, ya de facilísimo acceso de algunos de años a esta parte).

A continuación se examinaba el aspecto filológico que podía conducir a una ficha de conjunto, después de reunir las distintas fichas, en este caso concreto: Maza, Mazo, Mazuela, Mazón. Estos conjuntos tratan de proporcionar una red suficiente de topónimos de idéntico étimo como en el caso de roble en BOL.N°14 y pueden desembocar en demostraciones. Así fue como partiendo de la forma Costaleyesto de LMLR, variable de Costaliniesto pude explicar la forma La Yesta ( v.MICRO. p.56.).

 

Es cierto que con el trabajo en los centros de archivos, y sobre el terreno y muchos años de estudios sobre temas históricos, etnográficos y lingüísticos se puede construir una síntesis aceptable, aunque siempre incompleta, porque lo que sabemos siempre queda acá de lo que ignoramos. Lo que sí es cierto es que otros escritos sobre toponimia han de concretar todas estas orientaciones. Ya dije en mi conclusión de MICRO lo que podía aportar la microtoponimia a los estudios de dialectología, de macrotoponimia, de geografía y de historia. Desde luego, de que el estudio de la microtoponimia abre muchísimas perspectivas, quedo más convencido que nunca, después de salir a luz HRMP, vídeo que resume bastante bien lo que paradójicamente aúna esta asignatura: la gran sencillez y la tremenda complejidad. Sencillez que a las veces nos abre profundas perspectivas, y complejidad que tratamos de aclarar sin conseguirlo siempre, porque el hombre percibe el espacio, lo piensa, lo ordena con señales, con lo cual este paisaje viene a ser mental y solo hay una respuesta al poeta que preguntaba a los objetos inanimados si tenían alma*,puede ser: Sí, la nuestra, la de los hombres.

                                                               Arnaldo LEAL

                                                               Universidad de Toulouse

                                                                Asociación de Estudios Pasiegos

____________________________________________________________________

*Lamartine, Meditaciones poéticas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lista de algunos de los topónimos citados o estudiados en este trabajo.

 

Agua, Aguasal, Agua el pie........ pp.18, 19

Alargada, largada  .....................p.14

Alisa, Alisal, Aliso, Coto de Alisas....pp.5,6.

Alto...........................................pp.11, 12.

Arroyo de la Sierpe.....................p.18

Bañaduero, Bañadiru...................p.7

Brenagudina................................p.4

Bustefrades.................................PP.4, 17

La Canal.....................................p.17

Canal horcada, Canaleja, Canaluca, Canal del muerto, el Canalizo......18

Cayuela..................................................................p.22

Cernículis..............................................................p.28

Cotofe...................................................................p.17

Cuerno, Cornozuelo, Cordobárcena, Cornobárcena..p.p.26, 27.

Cuesta Laya...........................................................p.4

Cuesta, Costera,Cuesta el Haya,..............................p.19, 20.

Cubilla las Llanas, Cubillón de Llen de Lamas...........p.8

Elsa.........................................................................p.5

Fuentes....................................................................p.19

Helguerón, el Guerón, el Guero.................................p.28.

Laya Podrida, La Podrida.........................................pp.15, 16

Lelsa........................................................................pp.5, 6

Len............................................................................p.22

Linde de Probayangos................................................p.21

Llano, Llano el Azor, Llama la Zorra...........................pp.13, 21

Llavera.......................................................................p.28

Machorro.....................................................................p.29

Montoto......................................................................p.12

Otero de Viejas, Oter....................................................pp.12, 13

Otura............................................................................p.13

Peñagafa......................................................................p.27

Posadorio.....................................................................p.7

Pibuena, Pie de Buena, Piebuena....................................p.14

Puente de Lele...............................................................p.30

Puente de la Linde..........................................................p.30

Puerto, Portillo, Portilla.................................................pp.20, 21.

Revilla, Revilla Concejera..............................................pp.9, 10, 11

Ribaartra, La Ribota, Cueto Rugoto, Cueto Reigoto.......p.12

Sabuguillo, Sauguío.......................................................p.29

Sel, Selaya......................................................................p.4.

Sierra.............................................................................p.20

Suerte.............................................................................p.14

Torca, Torco, Torquillas, Tocornal, Tecornal, Cotornal...pp.22,23,24

Tordeviejas.....................................................................pp.12, 13

Urbanes...........................................................................p.15

Uzón................................................................................p.28

Valbuena...........................................................................p.8

Valnera..............................................................................p.8

Valvanuz............................................................................p8

Valle, Lavalle......................................................................p.8