Anatomía cardiaca

 

 

Vascularización del corazón

   

 

ARTERIAS CORONARIAS

    El patrón de disposición de las arterias coronarias puede variar entre individuos, aunque vamos a estudiar un patrón modelo que se ajusta al más predominante en los humanos. Las arterias coronarias forman una corona en la base de los ventrículos. Allí encontraremos los vasos de mayor grosor, que aparecen nutriendo el corazón ocupando el surco auriculoventricular. Las arterias coronarias son dos, la arteria coronaria derecha y la arteria coronaria izquierda. Veamos una serie de propiedades comunes a las dos coronarias:

            - Ambas arterias se originan a nivel de los senos de Valsalva en la raíz de la aorta ascendente. La coronaria derecha se origina en el seno de Valsalva derecho, en la proximidad de la valva derecha. La coronaria izquierda se origina en el seno de Valsalva izquierdo, en la proximidad de la valva izquierda. Por ello en clínica, dentro de la válvula sigmoidea de la aorta, se habla de valva coronaria derecha, valva coronaria izquierda y valva no coronaria.

 

Figura 27. Visión basal del los ventrículos, donde se han retirado las aurículas y podemos apreciar el origen de la

arteria coronaria izquierda (amarillo) y la arteria coronaria derecha (rojo), en los senos de Valsalva

izquierdo y derecho de la aorta. En azul aparece resaltado el seno coronario.

 

            - Las coronarias discurren en el corazón con una trayecto sinuoso formando curvas que en ocasiones penetran en el espesor del miocardio.

 

Figura 28. En la imagen de esta disección del corazón libre del pericardio, donde se han puesto de manifiesto las fibras

miocárdicas, se resalta con una punta de flecha un vaso coronario discurriendo en una porción de su trayecto en

el espesor del miocardio.

 

            - Cuando observamos el corazón, en primera instancia no podemos apreciar bien las coronarias en superficie, especialmente a nivel del surco coronario, debido a la existencia de bandas adiposas por debajo del epicardio que engloban tanto estas arterias como las venas o linfáticos.

 

Figura 29. En esta imagen se han resaltado en azul los vasos coronarios y podemos apreciar el cúmulo de tejido

adiposo dispuesto especialmente a nivel del surco auriculoventricular (tejido amarillento), que oculta dicho

surco y los vasos que discurren por él.

 

            - La irrigación del corazón se hace básicamente en diástole cuando el corazón está relajado. En la sístole, el corazón esta contraído, los ventrículos se vacían y la sangre al pasar por las válvulas semilunares, impulsa las valvas aórticas sobre la pared de la aorta en los senos de Valsalva, cerrando en gran medida el origen de las coronarias.

            - Las arterias coronarias son altamente ricas en fibras musculares lisas que tienden a disponerse de manera espiroidea. Factores humorales y nerviosos pueden regular la contracción de estas fibras dilatando o contrayendo los vasos. En caso de excesiva estimulación por diversas causas, pueden contraerse demasiado causando un problema de riego, en lo que se conoce como una angina de pecho. Si esta estimulación se pierde rápidamente, el individuo se puede recuperar sin mayores problemas. Sin embargo, si se sostiene demasiado en el tiempo puede causar un infarto de miocardio.

            Trayecto de las arterias coronarias. La coronaria derecha emerge del seno de Valsalva derecho y se dirige a buscar el seno coronario discurriendo en el surco aurículoventricular, entre la orejuela derecha y el ventrículo derecho. Cuando llega al borde derecho del corazón lo contornea y se hace posterior. Entonces discurre entre la aurícula derecha y el ventrículo derecho, llegando a la cruz cardiaca, desde donde desciende por el surco interventricular posterior.

 

Figura 30. Distintas orientaciones del corazón donde se han resaltado en rojo las arterias coronarias. En la imagen de

la izquierda y del centro podemos apreciar el origen de la coronaria derecha y su trayecto en la región anterior y

lateral derecho del surco auriculoventricular respectivamente. En la imagen de la derecha se puede distinguir su trayecto en la región

posterior del surco auriculoventricular y su ramificación en la interventricular posterior.

 

            La arteria coronaria izquierda nace del seno de Valsalva izquierdo y se coloca por detrás del tronco pulmonar, emergiendo entre la orejuela izquierda y la arteria pulmonar y dividiéndose rápidamente en dos ramas:

Figura 31. Distintas orientaciones del corazón donde se han resaltado en rojo las arterias coronarias. En la imagen de

la izquierda podemos apreciar el origen de la coronaria izquierda tras rechazar la orejuela y su rápida bifurcación. En

esta imagen podemos apreciar mejor la rama circunfleja (rama de la derecha en la imagen) en el surco

auriculoventricular. En la imagen de la derecha se observa la coronaria izquierda emergiendo

por debajo de la orejuela, y apreciamos mejor la rama interventricular anterior  dando una

rama diagonal que recorre  el ventrículo izquierdo, además de una serie

de ramas ventriculares.

 

            - Rama interventricular anterior que desciende por el surco interventricular anterior llegando hasta la escotadura cardiaca y dando en la gran mayoría de los casos la arteria recurrente anastomótica que se anastomosa con la interventricular posterior.

            - Rama circunfleja que por el surco coronario llega a la cara pulmonar del corazón, contornea esta cara y en el mayor porcentaje de los casos continúa por el surco coronario agotándose antes de alcanzar la cruz cardiaca. Hay casos como es la situación de la figura 31, donde la circunfleja se agota en el borde izquierdo del corazón continuándose con la arteria del borde izquierdo. En estas situaciones, la coronaria derecha suele ocupar gran parte del surco auriculoventricular posterior izquierdo, después de emitir la arteria interventricular posterior (ver imagen de la derecha en la figura 30).

            Tanto la coronaria derecha como la izquierda dan arterias colaterales que se clasifican en:

            - Auriculares: que son ramos ascendentes para las paredes auriculares. Una de las que más relevancia presenta es la arteria del nódulo del seno, que surge de la coronaria derecha y en el espesor de la aurícula discurre hasta alcanzar el nódulo del seno.

 

Figura 32. En la imagen se resalta con una punta de flecha un ramo auricular ascendente de la coronaria derecha.

 

            - Ventriculares: ramos para las paredes ventriculares. Destacan:

            * La arteria del borde derecho: cuando la coronaria derecha alcanza el borde derecho del corazón emite esta arteria que discurre en vertical por todo ese borde.

Figura 33. En la imagen la flecha resalta la arteria del borde derecho.

 

            *Arteria diagonal: nace de la arteria interventricular anterior y cruza verticalmente el ventrículo izquierdo (ver figura 31). A veces es muy gruesa e incluso a veces surge desde el mismo punto donde se bifurca la cororonaria izquierda .

            *La arteria del borde izquierdo: naciendo de la circunfleja, sigue el borde de la cara pulmonar del corazón con un trayecto variable, llegando en ocasiones hasta el vértice del corazón (ver figura 31).

            - Septales que surgen de las arterias interventriculares anterior y posterior penetrando en el tabique interventricular. Existen por lo tanto dos tipos, las arterias septales anteriores y las septales posteriores. La arterias septales anteriores son de cinco a doce arterias y vascularizan los 2/3 anteriores de del tabique interventricular y además irrigan las ramas del haz de Hiss. Las septales posteriores son de cinco a quince se dirigen hacia delante irrigando el tercio posterior del tabique interventricular. La más superior que generalmente es la más grande, discurre por el tabique membranoso y surge a nivel de la cruz cardiaca, conociéndose como la gran arteria septal, siendo importante por irrigar el nódulo auriculoventricular y el tronco del haz de Hiss.

 

Figura 34. Dibujo del corazón con la pared del ventrículo derecho resecada, donde se esquematizan

las arterias septales anteriores

 

            - Infundibulares: surgen del tercio inicial de la coronaria izquierda y derecha para irrigar el cono de salida del tronco arterial. No es infrecuente que ambas se anastomosen o que surjan directamente de los senos arteriales.

 

VENAS CORONARIAS

            La sangre venosa del corazón drena mayoritariamente en la aurícula derecha a través de un sistema conocido como sistema de la aurícula derecha. En el sistema de la aurícula derecha participa el circuito del seno coronario y la vía de las venas cardiacas anteriores. Sin embargo además de este sistema existen múltiples venas de pequeño calibre en la pared del miocardio, que drenan indistintamente en las diferentes cavidades del corazón. Este es el sistema de las venas mínimas (venas de Thebesio). En cualquier caso entre las venas de las cavidades cardíacas existen gran cantidad de anastomosis, así las venas mínimas pueden ser vías de derivación de venas superficiales.

            La vía de las venas cardiacas anteriores consiste en una serie de vasos pequeños y delgados que asciende por la pared anterior del ventrículo derecho llegando hasta la aurícula derecha donde terminan abriéndose. Sin embargo, la vía principal de drenaje en la aurícula derecha es a través del seno coronario que es un tronco venoso bastante dilatado que recoge la mayor parte de la sangre venosa del corazón. Se ubica ocupando el surco coronario en el lado izquierdo y posterior del corazón.

 

Figura 35. Esquema de una vista basal del corazón con las aurículas resecadas, donde se representa en

azul el seno coronario. Ver también el vaso pintado en azul en la figura 27. En la imagen de la derecha

observamos venas cardiacas anteriores en azul drenando en la aurícula derecha.

 

            El seno coronario se ubica superficialmente tapando las terminaciones de las arterias coronaria derecha y circunfleja. Se abre en su porción terminal a la aurícula derecha a través del orificio del seno coronario.

            En el seno coronario confluyen una serie de venas:

            - Vena cardiaca mayor: Se origina en el ápice del corazón, discurre junto con la arteria interventricular anterior por el surco interventricular y poco antes de llegar al surco coronario, se separa discurriendo por la cara anterosuperior del ventrículo izquierdo encontrando el surco coronario, en la proximidad de la cara pulmonar del corazón, drenando en él por lo tanto en su extremo izquierdo. Drena el territorio correspondiente a la arteria coronaria izquierda, siendo satélite de esta en su porción terminal.

            - Vena cardiaca media: surge también en el ápice del corazón y asciende por el surco interventricular posterior, desembocando en la porción terminal del seno coronario.

            - Vena cardiaca menor: cuando existe es delgada y asciende por el borde derecho del corazón, y a través del surco coronario en su porción posterior derecha, alcanza la porción terminal del seno coronario.

            - Vena posterior del ventrículo izquierdo asciende por la cara diafragmática del ventrículo izquierdo drenando en la porción izquierda del seno coronario.

            - Vena oblicua de la aurícula izquierda discurre por la cara posterior de la aurícula izquierda en la proximidad del las venas pulmonares izquierdas drenando en el seno coronario.

Figura 36. Esquema de una vista posterior del corazón, donde se representa abierta la porción terminal

del seno coronario y una serie de venas que drenan en él, como la vena cardiaca mayor,

a vena oblicua izquierda o vena cardiaca media.

 

Licencia de Creative Commons