LAS ARTICULACIONES DE LA MANO.

 

 

Estudio de la mano ósea (sigue este enlace)

 

Estudio de la mano osteoligamentosa (sigue este enlace)

 

Articulación radiocarpiana.

    Es una articulación tipo condílea cuyas superficies articulares las constituyen la cara inferior de la epífisis distal del radio (faceta carpiana) junto con la cara distal del ligamento triangular estructurando en conjunto la cavidad glenoidea para el cóndilo carpiano formado por las caras proximales de los tres huesos de la primera fila del carpo (piramidal, escafoides y semilunar) incluyendo los ligamentos interóseos que los unen.

 

 

    La cápsula articular está constituida por un manguito fibroso que se inserta inmediatamente a continuación de las superficies articulares. Hay una serie compleja de ligamentos capsulares reforzando la articulación. Destacamos:

1.- Ligamento palmar: constituido por dos fascículos, se dirige en oblicuo hacia abajo y adentro. El fascículo radiocarpiano palmar se extiende desde el margen anterior de la superficie articular del radio y el proceso estiloides hasta los huesos carpianos escafoides, semilunar y piramidal. Algunas fibras pueden alcanzar el hueso grande. El otro fascículo es el ligamento cubitocarpiano palmar, insertándose desde el cúbito entre la cabeza y el proceso estiloides, hasta la cara palmar de piramidal, semilunar y hueso grande. El ligamento palmar posee orificios para el paso de vasos y está en relación, ventralmente, con los tendones de los músculos flexor largo del pulgar y flexor profundo de los dedos.

2.- Ligamento radiocarpiano dorsal: Este ligamento es más débil y delgado que el palmar. Se dispone desde el margen posterior del radio hasta la cara dorsal de los huesos semilunar, piramidal y escafoides.

3.- Ligamento radioescafoideo dorsal: Refuerzo fibroso a modo de grapa entre el borde posterior de la estiloides del radio y la superficie dorsal del escafoides.

4.- Ligamento colateral cubital del carpo: elástico y potente, en forma de abanico. Se dispone desde el vértice y el lado medial de las apófisis estiloides del cúbito, dividiéndose más distalmente en dos haces insertándose en el pisiforme y en el piramidal respectivamente.

5.- Ligamento colateral radial del carpo: elástico y consistente. Se dispone desde el vértice apófisis estiloides del radio hasta la región anterolateral del hueso escafoides. Algunas fibras pueden alcanzar el tubérculo del escafoides.

    La articulación radiocarpiana contribuye tomando una parte cuando menos igual que la articulación mediocarpiana en movimientos del la mano sobre el antebrazo de separación, aproximación, flexión y extensión.

 

 

    La membrana sinovial de la articulación radiocarpiana se dispone tapizando la cápsula articular formando varios recesos como una prolongación que se eleva sobresaliendo tanto dorsal como ventralmente, enfrente de la interlínea articular que separa semilunar y el escafoides. También existe un receso preestiloideo inconstante que se proyecta medialmente desde el ligamento colateral medial, entre el proceso estiloides y el piramidal. Además normalmente la cavidad articular comunica con la de la articulación pisi-piramidal y la articulación radio-cubital distal a través de una escotadura en el ligamento triangular.

 

Articulaciones Carpianas

    Se producen entre los huesos de una misma fila siendo todas de tipo plano y también existe una articulación entre la primera y la segunda fila del carpo que es de tipo condílea, y se conoce como articulación mediocarpiana. El grado de movimiento entre los huesos carpianos es muy pequeño, pero se amplifica enormemente cuando se suman los unos a los otros. Poseen un gran número de ligamentos cortos dorsales, palmares e interóseos.

 

 

Articulaciones de los Dedos

    Son las carpometacarpianas, metacarpofalángicas, intermetacarpianas y las interfalángicas. Dentro de las articulaciones carpometarcapianas, destaca la que ocurre entre el trapecio y el primer metacarpiano, del tipo silla de montar o encaje recíproco permitiendo el movimiento de oposición del pulgar. En definitiva se llevan a cabo movimientos de flexoextensión y separación-aproximación con un componente de rotación.

    El resto de las articulaciones son de tipo plano entre las superficies articulares de:

- 2º metacarpiano y trapecio, trapezoide y hueso grande.

- 3º metacarpiano y hueso grande.

- 4º metacarpiano y hueso grande y ganchoso

- 5º metacarpiano y ganchoso.

    Estas cuatro articulaciones poseen ligamentos cortos dorsales y palmares, y en algunos casos interóseos, estabilizadores y de refuerzo de la cápsula. Permiten movimientos de flexión-extensión y de inclinación lateral (de pequeña magnitud).

    La sinovial tapiza la cara profunda de la cápsula y su cavidad articular comunica con la de la articulación mediocarpiana a través de las articulaciones que unen el trapecio y hueso grande con el trapezoide, emitiendo además unas prolongaciones acompañadas de sinovial entre las articulaciones de los cuatro últimos metacarpianos entre sí. La articulación del primer dedo es diferente ya que en primer lugar la cápsula articular es laxa pero muy resistente, apareciendo reforzada por los ligamentos oblícuos anterior y posterior y el ligamento carpometacarpiano lateral dispuesto entre el trapecio y el metacarpiano reforzando respectivamente la cara ventral, dorsal y lateral de la articulación. Por otro lado en este caso la cavidad articular y por consiguiente la sinovial es independiente de otras articulaciones.

    Las articulaciones intermetacarpianas, inexistente entre el 1º y 2º metacarpiano, permitiendo los movimientos de aproximación del pulgar. En el resto se establecen entre las extremidades superiores de estos elementos óseos a través de sus carillas articulares en sus márgenes laterales. Presentan cada una su cápsula articular en continuidad con la cápsula articular mediocarpiana y unos ligamentos transversales de refuerzo donde se diferencian en cada articulación dorsales, palmares (o transversales dorsales y palmares) e inteóseos. Además como ligamentos extracapsulares aparece el ligamento transverso profundo metacarpiano, cinta fibrosa que reasocia las cabezas de los metacarpianos del 2º al 5º.

    Las articulaciones metacarpofalángicas son de tipo enartrosis condíleas donde las superficies articulares recubiertas de cartílago articular se hallan en las cabezas de los metacarpianos, que son segmentos de esfera mucho más extensos en sentido anteroposterior que mediolateralmente, y la cavidad glenoidea, con eje mayor transversal, de la base de la primera falange. En estas articulaciones se llevan a cabo flexoextensiones, separación-aproximación y pequeñas rotaciones de forma pasiva.

    La superficie articular de la cabeza metacarpiana se prolonga hasta su cara palmar lo que hace que la superficie articular de la falange proximal se extienda hacia arriba por el lado palmar por la continuación con un fibrocartílago glenoideo, el ligamento o placa palmar. La cara palmar del fibrocartilago glenoideo no articular está escavada presentando un canal vertical por el que discurren los tendones flexores de los dedos. Su cara articular se separa de la superficie articular glenoidea por un surco tapizado por un repliegue de la sinovial.

    La cápsula articular es fina y laxa insertándose en la proximidad del cartílago articular salvo en la cara palmar donde a nivel del metacarpiano la inserción se realiza a bastante distancia. La sinovial que tapiza toda la cápsula también reviste con un repliegue esta porción del metacarpiano no revestida de cartílago. Presentan unos ligamentos laterales de refuerzo de forma triangular constituidos por dos haces. Se extienden desde la las caras laterales y mediales de las cabezas de los metacarpianos (vértices) a las caras laterales y mediales respectivamente de las falanges y los flancos de la placa palmar (base). En el primer dedo estos ligamentos laterales encuentran también inserción en los sesamoideos asociados a la articulación.

 

 

    Las articulaciones interfalángicas son todas de tipo troclear, dos en los cuatro últimos dedos y sólo una en el primero. Sin embargo presentan la mismas características estructurales que las anteriores con fibrocartílago articular con un surco palmar para los ligamentos flexores y capsula articular reforzada por ligamentos laterales. La superficie articular de la extremidad inferior de las falanges que está por encima de la interlínea articular tiene forma de polea. La tróclea es más ancha por delante que por detrás estando además más extendida por la cara palmar que por la dorsal. Permiten flexionar y extender los dedos aunque pasivamente pueden llevar a cabo desplazamientos laterales muy limitados.

 

Licencia de Creative Commons